Hay momentos en la vida en que, aún sin ser supersticioso, da la impresión de que los astros se alinean de manera poco habitual y algo anteriormente truncado por el destino se convierte en realidad.

Esto resume a grandes rasgos mi periplo por la consecución de un sueño, un sueño que se me ha escapado una y otra vez por gracia del destino, o simplemente es que no era el momento.

Por: @DESMO_adicto

Todo comenzó cuando a raíz de mi primer empleo decidí sacarme el carnet de conducir. Acudía a la autoescuela con una ilusión: dar rienda suelta a mi pasión de adolescente por las motos, en mi cuarto tenía un póster de una DUCATI, veía las carreras de SBK y soñaba con poseer una moto de esas que admiraba. Pasados los años en que no se podía conducir motos de más de 34cv y teniendo en cuenta que se me escapó de las manos una CAGIVA FRECCIA, calco de la PASO, intenté hacerme con una 748, pero se me escapaba del presupuesto… fue entonces cuando empezó mi búsqueda de la solución, traducida en una YZF-R6 roja, no llegaba para la DUCATI pero sí para plagiar el color.

DSC09581

Pensaréis que sería un tipo feliz, pero el destino me tenía una sorpresa, después de pasar por el concesionario oficial Yamaha a pagar mi nueva moto, me topé de camino con el concesionario oficial de las SBK italianas, y ahí estaba: Por el fatídico mismo precio exacto, una preciosa 748 infostrada. Caprichos del destino, nunca salió de mi mente esa moto, nueve años duró mi aventura nipona, nueve años de felicidad a regañadientes, era una gran moto, pero no era MI MOTO.

Varios intentos de pasar a mi marca, todos en vano, una SPORT CLASSIC reservada 24h para mí, aceptada en menos de 90 minutos y me dicen que la ha vendido otro comercial justo antes de mi llamada. Una MONSTER 1100 S para la cual todo eran pegas según el banco, así que finalmente desistí. Una 749S que, teniendo todo atado y la R6 vendida, las condiciones metereológicas hicieron imposible mi desplazamiento para recogerla…

Así unas cuantas más… No podía ser casualidad, era una prueba de mi ducatismo enfermizo.

Di el salto a una KTM DUKE 690, la cual me enseñó a templar los nervios con las idas de tren trasero, pero no me llenaba. Añoraba mi carretera, añoraba ir a ZARAUTZ. Una noche paseando con mi perro, empezó la alineación de astros, me gusta llamarlo la constelación del tres… Íbamos tranquilamente por el campo cuando él se detuvo, alzó la mirada, y justo allí vi pasar una estrella fugaz. No creía en esos caprichos del destino, pero imaginad lo que deseé…lo curioso es que acto seguido pasaron otras dos, y por si acaso pedí lo mismo.

Un día de la manera más tonta, sin tenerlo en mente y acompañando a un compañero a pedir información, ahí estaba ella. Fue un: “TE TRAIGO UNA DUKE Y ME LLEVO ESTA…”. A lo que me respondieron: “Hecho, tráela!”

Cada una de aquellas estrellas me trajeron un 9, tres estrellas, tres nueves, 3×3=9, mi tercera moto… Casualidad? Imposible, no puede ser cuando se te ha escapado tantas veces de entre los dedos. Queda confirmada mi desmo adicción, para mí fue impresionante después de comprarla, ver una carpeta con una DUCATI 749 amarilla en la cual guardaba mis documentos, casualidad, un póster enmarcado de una DUCATI 999 roja en mi habitación, y empecé a ver “treses” por mi vida.

¿Y a qué viene todo esto, os preguntaréis? Viene a que creo que los sueños son sueños mientras no los transformas en realidades. Y que si la vida te pone mil y una trabas, la voluntad del ser humano es más fuerte que todos las veces que tropiezas. Vida hay sólo una, y hay que luchar por los sueños y ser constante. Si nadie te regala nada, si crees que nunca llegarás a esa ansiada meta, piensa que si lo olvidas la meta puede venir a recordarte que luchabas por llegar hasta donde ahora estás.

 P.D. lucha por tus sueños, no esperes a que lleguen.

…O hazte DUCATISTA y olvídate de los problemas por un instante…

Atentamente @DESMO_adicto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here