Moto Gp: El idilio entre Ducati y Lorenzo vive los fogosos comienzos de una relación que ambas partes esperan que sea fructífera y duradera.

Tras el cortejo que llevó a la contratación, ahora se dan cariño para llegar al éxito. Estos días en Borgo Panigale han acrecentado una pasión que va más allá de un amor a primera vista.

“Es un sentimiento. Es como cuando uno se enamora por primera vez. Estás un poco preocupado, porque no sabes cómo será; un poco emocionado, porque crees que es muy bonito; sientes atracción; un poco de misterio, porque aún no os conocéis bien. Me parece que no es una cosa que hacemos por negocios. Obviamente, nosotros vendemos motos y él es un piloto que gana, pero los negocios se pueden hacer de muchas maneras. Me parece que es un bonito comienzo cálido”, comenta a MARCA Claudio Domenicali, el consejero delegado ducatista.

 Afecto de los empleados

El dirigente cree que el afecto que le dieron los empleados de la fábrica caló en el mallorquín. “La primera vez que le vi entrar en mi oficina estaba alterado. Un poco preocupado porque no sabía qué esperar. Estaba muy frío. Lo vi cambiar mucho desde ese momento a la presentación. Ya era todo distinto, como si nos conociéramos desde hace un montón de tiempo. Es extraño, pero es mejor, está bien”, indica al explicar el brillo en los ojos de Jorge.

Domenicali hasta lanza un órdago: “Casey ganó un Mundial. Y, luego, le costó más. Creo que Jorge puede ganar más que Casey. Con tiempo. Si estamos juntos un tiempo, cuatro años, quizá pueda ganar más que Casey. No en dos años”. Todo un reto, pues el australiano venció el título de 2007 y, además, 23 carreras en su época de rojo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here