Llevamos unos años con un, casi, total monopolio de las marcas japonesas Honda y Yamaha, en cuanto a MotoGP se refiere. Llegaron los motores de 4t y 990cc en 2002, año en el que convivieron en pista con las míticas motos de 2t y 500cc.

Por: Oscar Gómez Almendro
Twitter: @oscarmotogp

Han pasado 15 años de esto, y los campeonatos se los han repartido, casi total mente entre las dos marcar orientales, 7 para Honda, 7 para Yamaha y la “rareza” del mundial que ganaron unos locos italianos que se atreven a desafiarles, fue en 2007, mundial ganado por Ducati, pilotada esta por Casey Stoner.

Este 2017 es el año en el que KTM ha decidido afrontar uno de sus mayores retos deportivos, es la marca austriaca una fábrica con una larga trayectoria de victorias a sus espaldas, en otras disciplinas. Llegan con mucho trabajo ya realizado, pero a buen seguro será una dura temporada.

Sus pilotos, Pol Espargaro y Bradley Smith, llegan con la experiencia de competir con una Yamaha satélite, la cual, según comento Pol, estaba “capada” en revoluciones. Es por esto que lo primero que les ha sorprendido es la cantidad de Cv que tienen disponibles, parece que están muy agradecidos al trabajo que ha hecho Mika Kallio en el desarrollo de la moto.

Pero también es cierto que el chasis tubular y al parecer, la horquilla delantera les esta dando bastante trabajo. Ahora será trabajo de los dos jóvenes pilotos saber pedir a KTM los cambios necesarios para que sea una moto fiable y competitiva.

Es muy diferente hacer buenos tiempos en un circuito, cuando lo haces sin la presión de unos tiempos para parrilla, y sabiendo que tienes todo el tiempo que necesites, el estrés de las carreras cada 15 días y el esfuerzo de los Gp pondrá a prueba la fiabilidad de las maquinas.

En la parrilla trataran de estar lo más delante posible, como es lógico, pero su lucha inicial debería ser estar delante de las Aprilias de Aleix y Lowes, cuando esto esté logrado, cosa que no les resultara fácil, el objetivo serán las Suzuki de Iannone y Rins. Objetivo tampoco sencillo, pero poco a poco seguro que logran una buena moto.

Veremos que nos depara 2017, de momento muchas expectativas en muchos frentes, pero lo que si tenemos claro los aficionados es que lo que más nos gustaría es ver una parrilla de salida en la que los cinco primeros fuesen motos diferentes.

Espero y deseo para esta temporada, que las motos de Lorenzo/Dovizioso y las Aprilia de Aleix/Lowes estén al  100% desde la primera carrera, para hacer frente a las Honda y Yamaha, a la espera de que las KTM sean realmente eficaces. Así tendríamos tres marcas europeas contra tres marcas japonesas, uniendo a las dos mencionadas a Suzuki, de ilusión también se vive.

El dia 15 serán los entrenos oficiales en Australia y veremos cómo se van acoplando los pilotos y las motos. Seguro tendremos sorpresas, el mismo dia del inicio de los entrenos una sorpresa tendremos segura, pero esta vez de parte de MOTONOTICIAS y su equipo, debéis estar atentos…

Ráfagas y a por la siguiente curva.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here