Cuando Euskadi te regala un viernes de Febrero con 20 grados centígrados, el jueves por la noche visualizas trazadas, recorridos, rutas, curvas…….te preparas.

Por: @DESMO_adicto

Amanece con 2 grados y una densa niebla, pero la predicción de una buena sobremesa calienta tu visita al trabajo. La gente te mira raro, “¿ Adónde va este loco en moto con la mañana que ha salido…?” dicen. En unas horas, la solución.

Pasas media mañana pensando en que te has pasado de optimista y de repente,  cuando la derrota empieza a apoderarse de ti, el sol calienta tu espalda,  un escalofrío recorre tu cuerpo y corrobora tu locura: ha salido el sol! Llega la hora de fichar, y la luz verde ilumina tu rostro.

Mono, botas, casco, guantes,  botón rojo… Qué bonito es el botón rojo, ese botón que cambia tu vida,  ese botón que enciende tu alma, el botón que trae recuerdos a tu mente… EL BOTÓN ROJO… Arrancamos!!!!

Ahora la misma gente que cuestionaba tu entrada al trabajo, envidia tu partida,  ahora eres tú el que va a divertirse; no necesito bajar las ventanillas para disfrutar de la brisa, la brisa es el recuerdo de mi paso por la vida,  yo rompo la calma de la atmósfera, yo voy camino de la libertad, YO SOY LIBRE.

La libertad es una cárcel de plástico y cuero, poco aire recorre tu ser cuando tu sonrisa aprieta los acolchados de tu casco.

Pero en ese momento,  en tu momento,  eres libre,  eres calma en la tormenta, o eres la tormenta que rompe la calma.

Todos los recuerdos del día anterior no dejan de ser realidades del pasado, no tienes tiempo para releer apuntes, la siguiente anotación te espera,  derecha en segunda a ____Km/h.

Una vez llegas a tu destino,  te das cuenta de algo; cuando paras tu máquina tu pulso se acelera. Deberías estar en calma, pero no es momento de admirar paisajes, por muy bonito que sea San Juan de Gastelugatxe ya lo tienes visto, y la carretera que te devuelve al hogar es tan bonita…

Botón rojo, arrancamos de nuevo, el silencio se rompe con un sonido, la banda sonora original de mis 155 ¿caballos?  Vamos a jugar al gato y al ratón, el reloj dice que vuelves con tiempo, pero la carretera es caprichosa y te depara un camión a la vuelta de esquina que ralentiza tu partida.

1… 2… 3… 4… Mejor no cuentes y sigue adelantando elefantes de la carretera, alguno incluso te indica el momento propicio para tu bandazo de izquierdas y te da su aprobación con un sonoro bocinazo. No seas mal educado y devuelve el gentil detalle con un acelerón en vacío y una alzada de mano a modo de saludo.

Recuperado el tiempo mal aprovechado (nunca perdido) de los camiones y diversos vehículos apostados en tu camino, llevas el cansancio al cincuenta por ciento de la satisfacción que refleja el aura que desprendes.

Hoy he ganado una batalla, hoy he bramado en cada curva que quiero vivir mientras siga vivo, pero también quiero vivir en el recuerdo de quien quiera acordarse de mí cuando esos ojos depositen sus pupilas en una de las creaciones de Borgno Panigale.

Atentamente @DESMO_adicto

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here