Saquen el Fernet, la yerbamate y un buen asadito con un tinto mendocino: El MotoGP hace su escala en Sudamerica, en donde Argentina los recibe con los brazos abiertos.

Por: Redacción MotoNoticias
Twitter: @motonoticias

Es la cuarta ocasión en que MotoGP aterriza sobre el circuito de Termas de Rio Hondo, en la Provincia de Santiago del Estero. En la primera visita ganó Marc Márquez (Repsol Honda Team), y Valentino Rossi (Movistar Yamaha MotoGP) le cogió el testigo en 2015 antes de que el español lo recuperase al año siguiente, tras vencer en una carrera flag to flag. La pista de Termas de Río Hondo ha demostrado que no hay claros favoritos a la victoria, teniendo en cuenta los resultados vistos hasta ahora, los numerosos cambios de equipo y el gran estado de forma de muchos pilotos.

A pesar de las dificultades del Gran Premio de Qatar, la gran estrella hasta el momento ha sido Maverick Viñales, el nuevo piloto del Movistar Yamaha MotoGP. Después de ser el más rápido en los entrenamientos, el dorsal #25 consiguió una trabajada victoria en Losail, y ahora llega a una pista en la que peleó por el podio el año pasado. Cuando se encendieron los focos de Qatar, el nueve veces Campeón del Mundo hizo gala de su experiencia y acabó tercero. La de Argentina será su carrera número 350 en el Campeonato del Mundo y, al igual que en 2015, querrá vestir la camiseta de Maradona durante la ceremonia del cava.

El vigente Campeón, Marc Márquez, tiene ante sí una gran oportunidad para dar un golpe encima de la mesa, visto su gran estado de forma y la consistencia de los test invernales. En Losail se equivocó con la elección del neumático, pero su actuación confirmó que sigue con la mirada puesta en el título más que en ganar carreras. No obstante, Argentina parece un escenario adecuado para lanzar un ataque. Dani Pedrosa (Repsol Honda Team) es una amenaza para los intereses del #93 después de que el el bicampeón de 250cc se convirtiera en uno de los hombres de referencia en la pretemporada y consiguiera un quinto puesto en Losail. Tampoco hay que perder de vista que Termas de Río Hondo es un circuito más favorable a la Honda que Losail.

El trazado argentino también ha demostrado sintonía con el Ducati Team. En 2016, los italianos tenían prácticamente asegurado un doble podio hasta que todo se vino abajo en la última curva. Un año después, la fábrica de Borgo Panigale presenta diversas novedades con las que ha enseñado músculo en los primeros compases de 2017. La segunda plaza de Dovizioso en la carrera inaugural es muestra de ello. La otra cara de la moneda en el seno de Ducati es Jorge Lorenzo, que tuvo un debut difícil. Lo positivo para el Pentacampeón del Mundo es que afronta este fin de semana con más horas de pilotaje sobre la Desmosedici, gracias a un test privado en Jerez.

Andrea Iannone (Team Suzuki Ecstar) puede ser el tapado del fin de semana, porque su último Gran Premio se caracterizó por los altibajos. No llegaba con las mejores sensaciones, pero se adjudicó la segunda posición de la parrilla de salida y rodó en los puestos de cabeza, aunque un error le privó del buen resultado que hacía prever su ritmo. A estas circunstancias hay que añadir que tanto Iannone como la Suzuki fueron competitivos el año pasado en Argentina. Esta es la buena noticia para el rookie Álex Rins, y la mala es que debe sobreponerse a la fractura de tobillo que sufrió entrenando el pasado jueves.

Aunque Rins fue el debutante mejor clasificado en Qatar, el novato que más titulares acaparó fue Johann Zarco (Monster Yamaha Tech3). El francés lideró la carrera e impresionó a los grandes nombres de MotoGP a pesar de su caída. Tiene confianza en sus posibilidades como piloto de la categoría reina, y el equipo busca una mejora de los resultados. Jonas Folger, el otro representante de la estructura francesa, consiguió una décima posición en su estreno sobre una MotoGP.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here