Estas son las principales encrucijadas para los frenos de Maverick Viñales, Valentino Rossi, Marc Márquez y Jorge Lorenzo.

Por: Redacción MotoNoticias
Twitter: @motonoticias

Después de Sudamérica, el MotoGP llegará a Norteamérica para disputar la 3ª prueba del Mundial de 2017, programada del 21 al 23 de abril en el Circuit of the Americas (Austin, Texas). Diseñado por el arquitecto alemán, es uno de los pocos circuitos del mundo en el que se disputa el Mundial de Motociclismo y la Fórmula 1: el tiempo por vuelta de los monoplazas es medio minuto inferior al de las motos.

Algunos tramos se inspiran en las célebres curvas de algunos circuitos históricos. La pista texana se caracteriza por la impresionante inclinación de la recta que desemboca en la primera curva a la derecha: entre el punto más bajo y el más alto del circuito hay un desnivel total de 41 metros, con consecuencias fácilmente imaginables para los pilotos que yerren la frenada en los tramos en bajada.

El trazado de Austin presenta una dificultad media para los sistemas de frenos. Los técnicos de Brembo, que asisten a todos los pilotos de MotoGP, han asignado un nivel de dificultad 3 (en una escala de 1 a 5) al Circuit of the Americas. La misma dificultad que los circuitos de Losail y Termas de Rio Hondo; sin embargo, Jerez, donde se corre dentro de dos semanas, presenta un nivel de dificultad 4.

La labor de los frenos durante el GP

A pesar de no ser el circuito más largo del Mundial, el Circuit of the Americas es el que tiene más puntos de frenada en cada vuelta: 13, valor igualado solo por el GP de Qatar. En Losail, los pilotos usan los frenos durante 37 segundos por vuelta, mientras que en Austin lo hacen durante 38 segundos, el doble que en la pista de Sachsenring.

La presencia de 5 curvas en las que los pilotos cambian la dirección frenando solo el tiempo necesario para perder 30 km/h de velocidad reduce la desaceleración media por vuelta: en estas curvas, la desaceleración oscila entre 0,4 g y 0,6 g, lo que explica los 0,92 g de media, el valor más bajo del campeonato.

Sumando todas las fuerzas que aplica un piloto en la palanca del freno Brembo desde la salida hasta la bajada de la bandera de cuadros, se superan los 11 quintales: es decir, cada minuto un piloto realiza un esfuerzo de medio quintal, superior al que realizan los pilotos de Superbike. De hecho, en MotoGP, los pilotos pueden disponer de discos de carbono que, entre otras cosas, tienen mayor espesor que los discos de acero de Superbike.

Las frenadas más arduas

De las 8 frenadas del Circuit of the Americas, 3 están clasificadas como difíciles para los frenos y 2 son de dificultad mediana; mientras las otras 3 tienen un impacto leve en el sistema de frenos.

La más dura de todas es la de la curva 12: las motos llegan a 339 km/h y frenan durante 6,3 segundos para reducir la velocidad a 67 km/h. Estos 322 metros de la frenada constituyen el récord de todo el Mundial, y comportan una desaceleración de 1,5 g.

Sin embargo, en la primera curva después de la meta, son más altos los valores de la carga en la palanca de la bomba de freno Brembo (6,7 kg contra los 6,6 kg de la curva 12) y la presión del fluido de freno Brembo HTC 64T que alcanza los 11,6 bar, es decir, casi 6 veces la presión de una lata de 7UP. Pero las motos empiezan a frenar a una velocidad más baja, 297 km/h y continúan accionando las pinzas Brembo de aluminio durante 5,2 segundos.

En la curva 11, la fuerza ejercida en la palanca también es de 6,6 kg pero la frenada es inferior a 200 metros y la desaceleración de 1,4 g. Un valor que supera en 0,18 g la desaceleración de un Porsche 911 GT3 RS 4.0 de 100 a 0 km/H.

Resultados Brembo

En el GP de las Américas, los frenos Brembo han monopolizado el podio en las 4 ediciones disputadas. El ganador siempre ha sido Marc Márquez con Honda, que también ha conquistado 2 segundos puestos con Dani Pedrosa. Ducati y Yamaha también han conseguido un segundo y un tercer puesto cada uno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here