Una semana llegan las ráfagas esta vez desde La Catedral: Circuito de Assen en Holanda. Una carrera clasica que atrae a muchos aficionados de Europa y el Mundo a este sitio sagrado del motociclismo.

Por: Oscar Gómez Almendro
Twitter: @oscarmotogp

El año pasado fue un piloto no oficial el que se llevó la victoria, Jack Miller con su Honda satelite. En este año, los pilotos oficiales lo volvieron a tener difícil en los entrenos, ya que en la primera línea el único que aguanto fue Marc, la pole de Zarco y el tercer puesto de Petrucci confirman que este año las motos andan muy parejas.

Los oficiales que peor lo pasaron, sin duda fueron Iannone y Lorenzo. Ambos fuera del Q2 y con una falta de ritmo más que preocupante. El de Suzuki está claro que además de su manifiesta falta de motivación (la cual ha hecho pública en varias ocasiones) se le suma ahora que su equipo no tiene muy claro si se confundió eligiéndolo en lugar de dejar a Aleix. Las caras del Box de los de Bolonia era un poema: Llego la lluvia y con ella, la falta de confianza de Lorenzo en estas condiciones. Al final salió en el puesto 21, con tan solo dos pilotos por detrás de él.

Los de Yamaha estaban muy contentos el viernes ya que por fin, les llegaron algunas modificaciones para el chasis que llevaban tiempo pidiendo. Eso sí, con la llegada del sábado, la cosa cambió: El italiano logro “salvar los papeles” y clasificarse cuarto pero Maverick sufrió y salió en la cuarta línea de parrilla.

Cabe a destacar el trabajo de Lowes, que tras pasar una semana cuestionado de forma pública por los dirigentes del equipo Aprilia, logro meterse en la Q2. Con un ritmo que era mucho mayor que el que su moto podía aguantar y rompió el motor. Aun así, se clasifico decimo.

Llegó el día de la carrera, esta vez tras la categoría de Moto3. La salida fue fulgurante por parte de Johan Zarco, con un increíble ritmo que marcó desde el inicio. Tanto así que en el primer paso por meta en la primera vuelta, ya le sacaba a su perseguidor algo más de 1 segundo. En el momento que transcurrieron las primeras vueltas, se vio claramente que la victoria se la jugarían cuatro pilotos; aunque, a última hora, apareció un quinto elemento que revolucionó toda la carrera. Fueron el grupo formado por Zarco, Marc, Petrucci y Rossi el que se encargó de ponerle la sal a la carrera, convirtiéndola en una de las más divertidas y disputadas desde hace algún tiempo ya, echábamos de menos esos mano a mano entre pilotos. En la vuelta 12, en una de las curvas de derechas, Valentino hace una trazada algo más abierta, hueco que Zarco trata de aprovechar, pero el italiano cierra de nuevo la trazada y se tocan, sin mayor consecuencia que la perdida de la segunda posición por parte del francés.

Siempre ellos en la cabeza de carrera los que lo estaban pasando mal eran otros dos pilotos oficiales uno de la marca de los diapasones y o el otro de la fábrica de Bolonia, tanto Maverick como Lorenzo sufrieron, sobre todo el de Ducati. El de Roses lanzó todo a la basura cuando estaba quinto y remontando cuando en la vuelta 13 en un cambio de dirección en una chicane perdió la rueda delantera, y con ella el liderato del campeonato. Seguro que este cero le ha dolido en su moral.

Lorenzo estuvo todo el fin de semana perdido, mal calificado para la parrilla de salida y a un peor en carrera, donde llego a rodar último en algún momento, a mitad de carrera estaba rorando el 13, momento en el que apareció algo de lluvia y con ella las dudas en estas condiciones de del Mallorquín, su adaptación a Ducati está siendo dura y con el agua sigue sin encontrar ritmo. En la última vuelta llego a ser doblado por la cabeza de carrera. Termino el 15º cosechando un solo punto, pero las cara en su box, todo el fin de semana lo decían todo, deberán mejorar, la paciencia parece se está empezando a terminar.

Y llego el fin de carrera y con el la fiesta que nos estaban preparando tres italianos, un español y un francés. Si en este momento ya eran cinco en el grupo de cabeza, ya que un Dovizioso lanzado llego a contactar con ellos. Se estaba preparando todo para provocar un infarto a los aficionados en las ultimas vueltas, llego la vuelta 19, comenzaron a ondear las banderas blanca y las cruzadas con la cruz roja que indican lluvia y que pueden los pilotos cambiar sus motos a discreción. Los equipos corrieron a preparar las segundas motos para que hicieran los cambios, es en estas circunstancias cuando las cabezas de los pilotos deben estar más frías. Solo quedaban 7 vueltas y debían tomar una muy difícil decisión, entrar a cambiar moto o continuar con el riesgo de irse al suelo. Fue el francés de moda el que cuando solo paso una vuelta de las banderas decidió entrar a cambiar su Yamaha, decisión que a la postre se vio no fue acertada del todo, además entro en el pit más rápido de lo permitido y fue por ello sancionado.

A solo 5 vueltas del final Valentino con su Yamaha oficial y Danilo Petrucci con su Ducati del Pramac, se distanciaron y dejaron a Marc y Crutchlow luchando por el tercer peldaño del cajón.Fue en estas últimas vueltas donde el Dottore saco la esencia de lo que le ha hecho uno de los más grandes de este deporte, el “Abuelo” saco las ganas de luchar del chico de moto3 que lleva dentro, con zonas del circuito donde llovía y con otras secas, los dos italianos lucharon hasta la última curva, pero al final el gato al agua se lo llevo el de Tavullia.

Una victoria muy deseada por el equipo técnico, por los Tiffosi y por supuesto por Valentino, cosa que no lograba desde la temporada pasada. Con esto vino a demostrar lo que muchos de sus seguidores dicen cuando resaltan que es mayor ya, el viento es más viejo y sigue soplando, y hoy Vale no soplo… fue un huracán.

Cambio de líder, cinco pilotos diferentes han ganado carreras este año, tres marcas distintas y en la general cuatro pilotos en tan solo 11 puntos, ¿alguien da más?, esta semana no hay descanso y llega seguido el GP de Alemania en el circuito de Sachsenring. En 2016 ganó la carrera Márquez, recordad que fue una locura de carrera en la que vimos también cambios de moto, el de Cervera decidió cambiar a neumáticos lisos en el momento oportuno lo que le hizo ganar la carrera con facilidad, Valentino tras desoír a su equipo no cambio la moto cuando se lo indicaron y se equivocó.

Una semana que se nos va a hacer muy corta y que todos estamos deseando pase rápido para poder verles de nuevo en acción, más que nunca os digo, a sentarse y disfrutar del espectáculo, me despido con ráfagas, hasta la próxima semana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here