MotoNoticias tuvo la oportunidad de probar la scooter eléctrica de BMW Motorrad. Una moto que dejará sensaciones eléctricas y futurísticas en los usuarios.

Por: Oscar Gómez Almendro
Twitter: @oscarmotogp

No podemos negarlo. El auge de fórmulas de competición eléctrica como la Fórmula E, como los vehículos Tesla nos anuncian que el futuro de la movilidad será a base de electricidad. Bajo el lema de “Ágil y atlético, no contaminante y silencioso”, la alemana BMW Motorrad diseñó y puso en producción el C-Evolution,  un scooter urbano que empieza a reescribir la historia en cómo podemos movernos dentro de la ciudad.

A las primeras de cambio, es una scooter que cumple con su premisa: Combatir el siempre en incremento aumento de los vehículos en las calles de las grandes ciudades, pero la C-Evolution también lo hace aliviando los costes ante el incremento incesante de los precios del carburante, manteniendo una posición ecológica ante el Planeta Tierra al ser no contaminante y poner su grano de arena en un mundo que cada día se ve mucho más contaminado.

El camino no fue fácil, pero se logró. En 2010 BMW Motorrad presentó el primer concepto de lo que sería el C-Evolution en el fastuoso EICMA bajo el nombre Concept C. Tras varios ensayos y presentaciones en distintas salones y shows, BMW Motorrad logró cumplir la meta de producir un scooter totalmente eléctrico.

El C-Evolution logra esto con un motor sincrónico de imanes permanentes con un rotor interno en régimen de 9200 rpm produciendo 15 CV en la versión standard y 26 CV en la versión Autonomía Extendida. Es una scooter de 275 kg capaz de acelerar hasta los 129 Km/h regulados electrónicamente.

Visualmente es una maxi scooter llamativa, con lindos colores y de buen tamaño. Su confort y maniobrabilidad son excelentes, gracias a la horquilla invertida de 40mm y la suspensión trasera de amortiguación directa. La rodada y frenada es excelente también, ya que el ABS en esta moto es standard. Calza 120/70 R 15 al frente y 160/60 R 15 atrás.

Llego el día de la prueba, y muchas eran las dudas que me rondaban por la cabeza sobre este tipo de motos. Era mi primera experiencia con una moto que no utiliza carburante para desplazarse. Tras muchos años escuchando a uno y otros hablar sobre este tipo de motos, la verdad me apetecía muchísimo probar una. Y logramos hacerlo gracias a la oportunidad que nos brindó BMW IBERICA.

Ya en las instalaciones, la moto me la entrega Jose Ramón. Un tipo sosegado y muy amable, más que entendido de estos temas de las dos ruedas y con un trabajo que más de uno envidiamos. El es el encargado de darme las nociones básicas del funcionamiento de tan peculiar y tecnológico vehículo. Es importante comenzar con precaución. Cuando la ves por primera vez, lo primero que impresiona es el tamaño:

Es un scooter de gran talla y peso. Y como era de esperar por parte de BMW Motorrad, tiene unos grandes acabados. De altura muy cómoda para mí 1,70 de estatura. Lo primero que sientes cuando empiezas a rodar es su entrega de potencia que es simplemente espectacular. Uno de los primeros sistemas de seguridad que me encuentro en mi primera salida es que tiene control de tracción, un sistema que nos vendrá muy bien en días de lluvia o asfalto algo gastado, para no perder en ningún momento la tracción de la moto.

Pasado el momento de adaptarte a la sensibilidad del puño derecho, te das cuenta de otra de las señas características de este tipo de moto: Su sonido… o mejor dicho, su ausencia de sonido. Al final es este detalle al que tardas un poco más en adaptarte: Te falta ese sonido del motor reteniendo o en el momento de acelerar. Eso sí cuando aceleras de forma más alegre, le sale un pequeño silbido que es todo lo que escuchas una vez en marcha. Casi parecido al que producen los Formula – E. Una cosa a tener en cuenta es que con la ausencia de sonido y de vibraciones hay que tener cuidado cuando la moto este en marcha (cosa que el cuadro también nos informa) pero debes acostumbrarte a mirar bien el cuadro para saber si esta ON o OFF. No sea que des un golpe de gas y se ponga en movimiento.

Hace unos meses tuve la suerte de hablar con un grande como lo es Antonio Maeso acerca de su participación en el TT con una moto eléctrica. Entre todo lo que hablamos, hay algo que me dijo (por supuesto, salvando las distancias) que con la C-Evolution me di cuenta y es totalmente cierto: En una moto eléctrica eres más consciente de la velocidad, porque solo escuchas el sonido del viento en tu casco al acelerar y al no haber un sonido constante de un motor de gasolina, te hace estar más pendiente del cuadro de instrumentación.

Aunque es un maxi scooter de 275kg, está muy equilibrada y resulta muy cómoda para utilizarla por las grandes ciudades, ya que se mueve como pez en el agua entre los coches de una gran urbe. Por supuesto, BMW Motorrad diseñó esta moto teniendo en cuenta que este tipo de maquina está pensado para eso: Para ir de la casa a la oficina, al trabajo, a la universidad… en fin; desplazamientos cortos, ya que su batería de ion-litio te permite autonomía de unos 160 Km, y que es la misma tecnología que utiliza su otro vehículo eléctrico: El BMW i3.

Está claro que si lo que quieres es hacer un viaje más largo, es seguro que BMW te recomendará otros modelos más adecuados para eso, ya que su recarga está entre las 3 horas para un 80% a 4:30 para salir completo. Es una moto urbana y toda ella está pensada para eso. La posición y tamaño de los espejos están bien pensados ya que al ser altos pasan por encima de la gran mayoría de retrovisores de los coches, además el modo de conducción ECO es perfecto ya que al tener menos potencia la hace más dócil para este tipo de conducción.

Decidimos probar su funcionamiento por autovía en donde su funcionamiento es muy aceptable, ya que el rendimiento del motor es óptimo para este escenario. El motor nos permite una velocidad final limitada electrónicamente de 120 Km/h, que es  justo el límite legal para circular en las autopistas españolas. Eso sí, mantener el régimen en alto consumo, el porcentaje de carga disminuye rápidamente.

Uno de los puntos a mejorar de la moto es que, en el futuro, la C-Evolution tuviera la cúpula un poco más alta para esos casos puntuales en los que circulemos algo más alegres por carretera. Una vez en casa, llega otro momento crucial de la prueba: La “comodidad” de llenar el depósito para la próxima aventura. La carga se realiza en un enchufe de los que tenemos todos en casa. Eso sí, como el resto de la moto, el cargador es muy avanzado e inteligente: Una vez enchufas el conector el sistema hace una revisión del enchufe y la instalación y si este no tiene una toma de tierra, se pondrá en rojo para decirte que no puedes cargar en él.

El cargador es algo voluminoso y poco práctico para el transporte. Así que si pensamos llevarlo en el espacio de almacenamiento tenemos que olvidarnos de colocar otra cosa ahí, como el casco, ya que este espacio es bastante reducido y no nos da la oportunidad de poner ambos al mismo tiempo. La carga se puede hacer con varias potencias a seleccionar en el panel del cargador. Como ya lo había comentado, se tarda 4 horas en llenar totalmente la batería. Lo que me recomendaron,  si no tienes esa prisa, es que bajéis la carga uno o dos puntos: Tardara un poco más, pero no tendréis ningún tipo de pico de consumo que os haga saltar algún diferencial.

Llegado el sábado por la mañana y con la carga al 100% nos animamos a una salida rápida en pareja, enfundados con la chaqueta y el casco salimos.

Para las apreciaciones en cuanto al pasajero utilizare las notas que mi mujer Maite me trasladó: Asiento amplio y cómodo con asas muy alargadas, dando la opción de colocarte más o menos adelantado. Las estriberas, son como las de una moto normal y de gran tamaño. No tiene plataforma como otros scooter y la posición del asiento es bastante elevada, con lo que el pasajero tiene buena visibilidad.

Resumiendo, y ya habiendo espantado de mi cabeza todos los prejuicios que tenía en la cabeza, puedo decir que es una de las mejores opciones de movilidad sostenible de las que disponemos en el mercado.  Algún momento me volveré a cruzar con una de estas C-Evolution , porque el futuro del transporte urbano es este y ya está aquí. Si tenéis la oportunidad probad una, esos si no os garantizo que después podáis bajaros de ella.

Por ultimo agradezco los buenos oficios de David Canosa y Maria Maroto en BMW Iberica quienes gentilmente nos ayudaron para poder realizar esta prueba.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here