La casa italiana de frenos pasa por rayos X el esfuerzo de los sistemas de frenos favorito de Ducati y Kawasaki en la pista californiana.

Por: Redacción MotoNoticias
Twitter: @motonoticias

Archivado el regreso a la victoria de Marco Melandri, el Mundial de Superbikes desembarca en Estados Unidos del 7 al 9 de julio, en el mitico Mazda Raceway Laguna Seca para acoger el 8° Round del Mundial. Situado en la península de Monterey, a unos 150 km de San Francisco, el circuito fue inaugurado el 9 de noviembre de 1957 con una carrera ganada por un Ferrari 500 TR. La pista ha sido modificada 6 veces desde su creación, pero la última versión dura desde 1996.

Los cambios continuos de pendiente son su elemento característico, empezando por el célebre Sacacorchos (The Corkscrew), una rápida izquierda-derecha con un desnivel de 18 metros en tan solo 137 metros de longitud de pista. Prácticamente, como si las motos se lanzaran de un edificio de 5 plantas.

La extrema tortuosidad de la pista y la ausencia de rectas largas impide que las Superbikes alcancen velocidades próximas a los 270 km/h, que, en cambio, se superan en todas las otras 12 pistas del Mundial. Esto se traduce en muchas frenadas de escasa magnitud, con la excepción de la segunda curva, la única donde los frenos actúan durante más de 4 segundos.

Según los técnicos de Brembo, que trabajan en estrecha colaboración con 17 pilotos del Mundial de Superbikes, el Mazda Raceway Laguna Seca es un circuito medianamente exigente para los frenos. En una escala de 1 a 5 se le ha atribuido un índice de dificultad 3, igual que él de las pistas que acogerán los próximos Round, es decir Lausitzring y Portimão.

La labor de los frenos durante el GP

Si bien es la pista más corta de todo el Mundial (3.610 metros), exige la actuación de los frenos 10 veces en cada vuelta: el mismo número de frenadas que en Aragón, que, en cambio, mide 5.077 metros. También el tiempo de vuelta es el más bajo de todo el Mundial, mientras que el tiempo gastado en frenar asciende a 29 segundos por vuelta.

Por consiguiente, el sistema de frenos está en acción durante el 35 por ciento del tiempo de la carrera, récord de la temporada. Curiosamente, también para las MotoGP el porcentaje récord es de una pista estadounidense: el Circuit of the Americas, con el 38 por ciento del tiempo de carrera.

La mitad de las apuradas de frenada del Mazda Raceway Laguna Seca exigen un espacio de frenada por debajo de 100 metros y solo una supera los 200 metros. La desaceleración media es la más baja del Mundial, tan solo 1,01 g, debido a 3 curvas con un valor de 0,8 g y otras tantas con 1 g.

Sumando todas las fuerzas aplicadas por un piloto sobre la palanca del freno, desde la salida hasta la bandera de cuadros, el valor supera los 10 quintales, equivalentes al peso de unos sesenta coyotes.

Las frenadas más arduas

De las 10 frenadas del Mazda Raceway Laguna Seca solo una es considerada sumamente ardua para los frenos, mientras que 6 son de mediana dificultad y las 3 restantes son ligeras.

La más dura en absoluto es la del Andretti Hairpin (curva 2), ya que además de ser el punto más veloz de la pista también está en ligera bajada: las Superbikes llegan a 256 km/h y frenan durante 5,1 segundos para bajar a 75 km/h. Lo consiguen en 207 metros, menos que la altura de cada torre del Golden Gate Bridge.

Las MotoGP frenan en menos espacio gracias a los discos de carbono, pero las Superbikes solo pueden utilizar discos de acero con un 2 por ciento de carbono. Los pilotos ejercen una fuerza de 5,7 kg sobre la palanca del freno y afrontan una desaceleración de 1,3 g. En ese punto la presión del líquido Brembo, en el sistema de frenos llega a 12,2 bar.

Es muy larga también la frenada en la curva 5: 167 metros para pasar de 232 km/h a 105 km/h. Pero la presión del líquido de frenos es de 9,3 bar, por debajo de los 10,5 bar en la curva 7 donde son superiores las velocidades inicial (228 km/h) y final de la frenada (126 km/h).

Tema a parte es el Sacacorchos, teatro de los célebres adelantamientos de Valentino Rossi a Casey Stoner y de Marc Márquez a Rossi. Las Superbikes llegan a 123 km/h y frenan durante 61 metros para bajar a 76 km/h en 2,3 segundos. La fuerza sobre la palanca del freno es de 3 kg.

Resultados de Brembo

Desde cuando, en 2003, las Superbikes han regresado al Mazda Raceway Laguna Seca, las motos con frenos Brembo,han ganado siempre: 4 éxitos para Kawasaki, 2 para Aprilia y Ducati. El piloto en funciones que más veces ha ganado es Tom Sykes, con 3 victorias. Son 12 las victorias de Ducati, pero solo dos pilotos suyos han realizado el doblete: Ben Bostrom en 2001 y Chaz Davies en 2015.

Dejar respuesta