Seguimos probando la gama Heritage de BMW Motorrad y le ha llegado el turno a la Urban G/S. Una moto del siglo XXI con peinado afro y pantalones acampanados.

Por: Oscar Gómez Almendro
Twitter: @oscarmotogp

Una vez más tenemos el placer y la oportunidad de probar un nuevo producto de BMW Motorrad. Seguimos con la gama Heritage de los acabados diferentes de la NineT y esta vez nuestra compañera de prueba es una que, personalmente, tenía muchas ganas de probar.

La BMW Motorrad NineT Urban G/S es una de las más espectaculares preparaciones de la gama de los bávaros. Teniendo en cuenta que a la vez es de lo más sencilla, ya que una vez más, los alemanes han logrado sacarle el máximo rendimiento a la sencillez (al menos estética) de una moto.

Esta moto está basada en una de las motos más emblemáticas, recordadas y codiciadas actualmente de BMW, la R80G/S, moto que en su momento cosecho triunfos en competición, corriendo el entonces Paris – Dakar, una de las más duras carreras del planeta. Es por esto que podría ser esta moto una buena protagonista de un “remake” de la película Regreso al Futuro: Solo con verla te das cuenta que es una moto que te va a dar más de una alegría.

Comparte con su hermana Scrambler la base: Tanto motor, chasis, marcadores, etc. Así que contamos con un motor bóxer de cilindros opuestos de 1.170cc y 110CV de rendimiento que tan rentable les está resultando a sus fabricantes. Con su ya conocida refrigeración por aire y un pequeño radiador de aceite, embrague monodisco en seco, seis marchas y trasmisión por cardan. Es una moto que parece voluminosa y algo pesada, pero una vez en marcha desaparecen estas sensaciones, aunque este tipo de trasmisión debes adaptarte, sobre todo a la hora de reducir marchas, ya que es algo brusco

La suspensión delantera corre a cargo de una horquilla telescópica convencional sin reglajes de 125mm que es igual a la de la Scrambler, solo que llega unos fuelles de goma para acentuar su caracter; y una trasera a cargo de un amortiguador único de tipo Paralever. Este puede ajustarse tanto en su extensión y precarga. Con este conjunto de amortiguación veras que es suficiente para el uso que le vas a dar, incluso si por casualidad en alguna escapada por pista de tierra te topas con algún bache.

A la hora de parar el conjunto, los frenos están a cargo de dos discos de 320mm en el tren delantero y un disco trasero de 265mm con pinzas Brembo, radiales de cuatro pistones en el caso anterior y de una pinza de dos pistones detrás con ABS que se puede desconectar.

El deposito es de apariencia bastante grande y tiene, igual que en el caso de todas las NineT, una capacidad de 17L con los que podrías hacer algo más de 300 Km. Claro, esto dependiendo del uso que le des al puño derecho, ya que el consumo que declara sobrepasa por poco los 5,5 L a los 100 Km. Si acabas de salir de la gasolinera y llenaste el deposito hasta arriba el conjunto llegara a unos 220Kg, una cifra que dista mucho de otras de las motos de la marca que monta el mismo motor. Sin ir más lejos, su hermana la GS Adventure con maletas, carenado, defensas etc sobrepasa los 330Kg. Con lo que esta te resultara muy ágil en los movimientos a la hora de aparcar y hacer pequeñas maniobras en parado.

Hasta aquí parte de los datos técnicos y las pequeñas diferencias con sus hermanas de la gama Heritage. Llega el momento de la verdad de subirnos a ella y sentir de primera mano si mis expectativas se acercan a la realidad de esta moto. Al recoger nuestra unidad en las instalaciones de BMW Motorrad, lo primero que nos llama la atención es su color: El blanco con toques azules en el depósito y un asiento tapizado en rojo intenso que se lleva toda la atención. No solo han cambiado su color, sino que han mejorado sustancialmente su comodidad.

La moto que utilizamos en la prueba venia equipada con llantas de aleación de aluminio y neumáticos de asfalto, pero puedes pedir que la fábrica te la prepare con neumáticos mixtos y ruedas de radios cruzados, muy útil si la vas a utilizarla en pistas de tierra o te vas a decidir a sacarla un poco al campo. Debemos ser realistas: Su estética pudiera dar la sensación de que es más una moto para dar saltos y andar por barro por su frontal y lo llamativo de sus horquillas, pero su parte ciclo es algo más urbana. Podrás hacer incursiones en pistas pero siempre con un poco de cuidado de no superar sus límites.

Nos preparamos para salir con ella a la carretera, al momento veo que en este acabado han mejorado algo que en la anterior Scrambler nos pareció algo a mejorar: El asiento. Como antes os comentaba la Urban G/S monta uno más ancho y cómodo. Y al ser de gel se adapta rápido a ti y te permitirá hacer muchos más Km que su hermana sin mucha fatiga. Tanto es así que en cuanto tuve la primera oportunidad aproveche el ofrecimiento de un amigo apasionado de las motos (Javi Pino) a subir a una finca en la sierra de Madrid para hacer parte de la prueba, no pudimos elegir mejor lugar para ello, ya que en pistas de tierra prensada se siente como pez en el agua. Eso sí recordad que llevamos neumáticos de asfalto, esto nos limita un poco, pero la disfrutamos igualmente.

Comenzamos la prueba dinámica en el centro de Madrid y tomamos las carreteras principales de salida de la urbe. Callejeando se siente bien, cómoda y ágil. No se deja notar su peso además es una moto que por geometría se mueve bien entre el trafico congestionado, su manillar ancho y espejos esbeltos hacen que será sencillo sortear a los atascados coches. Su uso por autovía es fluido, no es una moto pensada para este tipo de vías, pero no es cierto que su pequeña careta ofrece algo de protección al aire, pensar que es más una moto para carreteras sinuosas y de curvas enlazadas.

Una vez fuera de las carreteras principales de salida entramos en la red de nacionales del oeste de la sierra madrileña. Magnifica zona para disfrutar de un día de sol, motos y curvas. Asfalto casi de estreno nos hace la subida hasta Fresnedilla de la Oliva muy divertida, ya que la Urban G/S enlaza las curvas con suavidad y rapidez, sin importar si es zona muy revirada o largas curvas rápidas, algo que esperábamos. Ademas la relación de cambio que trae la moto son seis marchas, y hacen que llevándola entra 4ª y 5ª va perfecta, ya que tiene un motor que siempre responde, en cuanto mueves la muñeca derecha, la moto sale disparada hacia la siguiente curva.

Tras estos Km de serpentear por el asfalto llega el momento de atisbar las cualidades camperas de la moto en cuestión. Salimos a pistas de tierra y alguna zona de pinos, es en este tipo de terreno donde echamos de menos los neumáticos mixtos y las llantas de radios cruzados, pero aun así lo pasaras bien con ella. Está claro que el símil que podríamos utilizar y que más se asemeja a esta moto por carácter y estética es sin duda uno taurino, entre cercas, burladeros y toriles se sintió cómoda. Hay que reconocer que tiene pinta de moto dura y contundente.

Es muy fácil divertirse en este tipo de pista, es ideal para hacer alguna ruta por los caminos de nuestra comunidad y porque no con un poco de preparación se puede ser más ambicioso con ella, y podrás pensar en hacer algunos Km exigiéndole más a la moto y a ti mismo, el límite en este caso lo pondrás tú.

Es sin duda un renacer de aquella R80G/S muy meditado. Los alemanes saben que las trail de mediana y gran cilindrada es un segmento que se mueve mucho, con un número de unidades vendidas nada despreciables por ser son motos versátiles y económicas tanto de uso como de mantenimiento y es por ello que las marcas pelean por esta cuota de mercado. Los compradores, en su mayoría son de una franja de edad muy concreta, los cuales recuerdan aquellos años con nostalgia y no dudan en comprar este tipo de motos y prepararlas a su gusto.

En definitiva un conjunto muy logrado y sobre todo, con los tiempos que corren, muy polivalente y práctica. Es sin duda una de esas motos que a casi nadie le importaría tener en su garaje, siempre dispuesta sea para llevarte hasta el trabajo a diario como para hacer alguna de esas escapadas que de vez en cuando surgen o se planean. Como su hermana la NineT Scrambler, que probamos hace poco, tiene un catálogo de accesorios para poder personalizar tu G/S hasta donde llegue tu imaginación: Desde un simple cambio de neumático de asfalto por uno de tacos para el campo, como asiento monoplaza, pasando por las ya conocidas piezas mecanizadas, incluso protectores de aluminio tanto para el motor como la tapa de la culata, siempre podrás jugar con un grandísimo catálogo.  En definitiva es el perfecto ejemplo de un “Remake” de una peli de Hollywood bien hecha: Superando en cualquier aspecto a la original, pero sin perder esa sensación que nos quedo la primera vez que salió.

Dejar respuesta