Preparada ya la primera bola de partido de Marc en Japón, pero seguro en su equipo tendrán que preparar las pilas de sus corazones porque el 93 no sabe de ser conservador y corre, aparentemente, sin pensar demasiado, solo con el corazón, seguro les pone a prueba de nuevo.

Por: Oscar Gómez Almendro
Twitter: @oscarmotogp

El GP de Tailandia ya está en los libros, primera carrea desde en Chang International Circuit, primer capítulo que está marcado por diferentes y muy dispares circunstancias, la de Marc y la de Lorenzo, unas vidas deportivas que el año próximo convergerán pero que en la actual temporada no podían ser más diferentes.

Llegamos a este nuevo circuito en blanco en lo que se refiere a cifras, una oportunidad más para que el chico de oro de la categoría se apuntase una nueva muesca en su haber, se anotó el record del circuito, la pole y la primera victoria, todo esto lo ha logrado en un fin de semana que parecía en los entrenos, se le podía complicar al de Cervera.

Pero antes de todo esto llego el primer titular del fin de semana, no es otro que la espeluznante caída de Jorge Lorenzo, cuando transitaba solo por el circuito, en una de las curvas de derechas y sin saber muy bien cómo y porque, salió disparado por encima de su Demosedici, dando con sus huesos en el duro asfalto tailandés.

La moto quedo destrozada, pero el mayor daño se lo llevó el mallorquín, que estaba aún en proceso de recuperación de la lesión que se produjo en Aragón, se subía a su montura con ayuda de muletas y con bastante dolor, pero intento salir para ver como sentía la moto. El resto ya es historia, el fuerte golpe recomendó un chequeo más exhaustivo en el hospital más próximo, recomendación del Doctor Charte, jefe médico de la clínica mobile del mundial, allí se vio tenía una micro fisura en el radio, pero tras explorarlo bien, le dieron el apto para poder seguir en le Gp.

El dolor debió ser más contundente de lo que esperaba Jorge y finalmente decidió no participar, dejando de nuevo su casillero con un cero, la verdad es que la explicación de la caída no quedó muy clara, sobre todo por parte de Ducati, porque Jorge desde un principio y ya en sus primeras palabras dejo claro que fue su accidente debido a un fallo mecánico de su moto, sabéis que estas cosas las fabricas son muy celosas de airearlo , con lo que Ducati corrió un tupido velo y silbando siguió el Gp.

Con Jorge fuera de juego, le toco a Dovicioso el tomar las riendas del fin de semana y defender el honor de los italianos, que aunque saben el mundial el matemáticamente posible, (la calculadora de ellos si funciona), reconocen es muy difícil quitárselo al 93, aun así nos esperaba un gran espectáculo, el cual todos agradecimos.

El segundo titular fue ve a todo un Marc Márquez en la Q1, pero hasta de esto el piloto de Honda sabe sacar partido y usar lo que parece un mal resultado de inicio, en un nuevo hito, le paso por la “repesca” se produjo por una caída en mal momento en le Fp3, pero lejos de preocuparse, el mayor de los Márquez estaba tranquilo.

Salió a pista los 15 minutos de la Q1 y marco, como era de esperar el mejor tiempo, seguido de Rins, muy fino este y constante últimamente con su GSXR, llego el momento de entrar en el tiempo de la calificación definitiva y Marc se sacó de la chistera una nueva pole. Hito marcado y apuntado, primer piloto en salís de la Q1 y marcar después la Pole, todo un logro que viniendo de quien viene no parece gran cosa, pero lo es.

Las Yamaha, “parece” han encontrado algo, digo parece, porque con Jorge fuera de ecuación de la carrera, siendo un nuevo circuito, todo puede ser un espejismo, deberemos esperar a rodar en Japón para saber si es verdadero el regreso de la marca de los diapasones a la cabeza de carrera. Cierto es también que el trazado no parecía el más propicio para el regreso de las motos azules, pero pudimos ver a sus dos pilotos, Viñales y Rossi, en la parte alta de las tablas durante prácticamente todo el fin de semana, incluso Valentino lideró la primera parte de la carrera, haciendo soñar a sus seguidores con un buen resultado, finalmente logro un cuarto puesto, que visto lo visto durante el año les sabe a gloria.

Pero vamos a la carrera, el primer puesto de parrilla se lo quedo Marca seguido e un resucitado Rossi y un Dovi cerrando la primera línea, como decía la lidero durante largo rato un Valentino que parecía desatado y es más con una Yamaha que parecía un nueva moto, en primera instancia, muchas vueltas estuvieron en la cabeza los tres primeros clasificados, con Viñales remontando poco a poco hasta logras ser también protagonista al final de carrera.

La vueltas se sucedían, Valentino a mitad de carrera perdió fuelle y se quedó de espectador de lo que una vez más, vendita reiteración, nos tenían preparados el piloto de Ducati y el de Honda, de cara a la traca final de carrera.

Una vez Viñales logró pasar a Valentino, dejándolo fuera del pódium, la atención se centró en lo que pasaba en las dos primeras posiciones, ocurrió lo que esperábamos, una lucha de las que nos ponen de pie en la última vuelta.

 

Una vez más, Marc demostró porque es quien es y porque está llamado a lograr lo que parece conseguirá en nuestro deporte, un piloto que saca una ventaja tan grande a su principal perseguidor y se marca la última vuelta que se marco es digno, mínimo de mención, parece que a Marc se le terminaron las pilas de la calculadora, si es que la uso alguna vez, en lugar de conformarse y no arriesgar lo dio todo y en la última vuelta y tras pasarse mutuamente varias veces, dejo pasar a Dovi, sabiendo que pasaría un poco colado y aprovecho esto para cerrar la trazada y salir disparado hacia una nueva victoria y hacia un título que ve más cerca.

No va en el ADN de Márquez el ser conservador y le encanta poner a prueba el corazón de su equipo, carrera tras carerra. Paso la meta a una rueda y tanto el como el equipo estaban eufóricos, preludio de lo que puede ser la celebración en Japón, hogar de Honda.

En el pit y en le pódium el español y el italiano dieron muestra de la que, por ahora es un muy buena relación, competitiva pero limpia, sobre esto tengo la teoría de que esta buen amistad es fruto más de las circunstancias que de otra cosa, Dovi sabe que este año esta rodo prácticamente hecho y ambos se centran en divertirse en pista, veremos y espero así sea, esto continúe así mucho tiempo.

Ponemos la mirada en el siguiente Gp, desde Japón donde toda la cúpula de la todo poderosa Honda estará en el circuito a la espera del alirón del campeón 2018, el próximo 19 de Octubre tendrá su primera oportunidad de proclamarse campeón en el Twin Ring Motegi, donde ya lo hizo en otras ocasiones. Veremos que ocurre, recordad que esto son carreras y hasta el rabo todo es toro.

Me despido hasta la próxima semana con ráfagas para todos y desando ver la traca final de esta temporada, nos vemos el próximo lunes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here