Francesco Bagnaia cerró en Sepang una montaña rusa de emociones que lo llevó a convertirse en el campeón de Moto2 y en ser la futura promesa italiana de MotoGP

Por: Ruth Alfonsín
Twitter: @Ruth_46

Esta temporada ha terminado como comenzó, con ‘Pecco’ Bagnaia al frente. Este Mundial de Moto2 no ha podido ser más merecido y es que el italiano está llamado a ser una promesa y a escribir su nombre en la historia del Motociclismo.

No solo este año el piloto ha demostrado su talento, ya en años anteriores nos dio una visión de lo que era capaz.  Aterrizó en el Mundial en 2013 en la categoría de Moto3, y su primer podio llegaría en 2015, sin parar y enfilado a su objetivo en 2016 consiguió la victoria subido en su Mahindra. Con una moto que parecía imposible ganar Bagnaia no lo hizo una vez, sino dos, en Assen y en Sepang.

Sin dejar pasar estos méritos Valentino Rossi le dio la oportunidad de subir a Moto2 de la mano de su equipo, el Sky Racing Team VR46. El piloto italiano no dejaría que esta oportunidad quedara en vano, pues en su estreno en la categoría sería el ‘Rookie’ del año. Cerrando 2017 con cuatro podios, y luchando con los de delante.

Febrero de este año daba la buena noticia de que el italiano sería ya en 2019 piloto de MotoGP. Si, antes de comenzar la temporada. Mucho se especuló sobre esta noticia, entre muchos comentarios positivos que pude leer, también leí algunos negativos, como por ejemplo: “No tendrían que haberle fichado aún, esto hará que no se tome en serio el año, porque haga lo que haga ya tiene plaza en MotoGP la temporada que viene”. Nada más lejos de la realidad, el piloto del Sky cierra su Mundial con 8 victorias y 12 podios que suman un total de 304 puntos.

Es cierto que no lo tendrá fácil en MotoGP no se regala nada a nadie. En esto tenemos el ejemplo de otros campeones del mundo de Moto2 que sufrieron un “estrello” cuando llegaron a la categoría reina: El primero de “alto perfil” fue Pol Espargaró.

El de Granollers en 2012 le discutió el Mundial al mismo Marc Márquez, y en 2013 se hizo con la corona. Sin embargo, en MotoGP nada ha sido un camino de rosas para él. Tuvo que luchar hasta 2016 con la Yamaha satélite, y los resultados nunca llegaron. El piloto tomó la decisión de marchar al Red Bull KTM y de esta manera estrenar la llegada del equipo a MotoGP. El primer año no fue del todo mal, logrando colarse en algún TOP10, marcando una escala en ascendente para el equipo. Pero este año volvieron las sombras debido a lesiones que le han tenido en casa algún Gran Premio.

Quizás un piloto que no se dio de bruces contra la pared al llegar a MotoGP fue Johann Zarco. El francés llegó como bicampeón a la categoría reina de la mano del Tech3. Las cosas no comenzaron nada mal, ya que en su primer año consiguió tres podios y dos poles. El año que viene Zarco abandonará su Yamaha para coger una KTM. Un camino nada fácil, pues la escudería que este año era el segundo dentro de la máxima categoría no han demostrado muchos avances con respecto al primero. ¿Encontrarán el camino con Johann?

Franco Morbidelli, compañero de Pecco en la VR46 Academy, llegó también con su mundial debajo del brazo. Pero las cosas no van igual de bien en MotoGP. Debido, en gran parte, a la falta de competitividad de la moto que pilota en el Marc VDS. La falta de material para poder competir ha mantenido a Morbidelli a la sombra, relevado a posiciones de atrás.

¿Pasará algo así con Bagnaia?

En su defensa hay que tener en cuanta un factor muy importante. Su futuro equipo en MotoGP, el Alma Pramac Racing le dará una GP18. No es mal material para comenzar su andadura con la élite. No sabemos si cumplirá con esta mala suerte que tienen los campeones de Moto2 al llegar a MotoGP, no podemos ver el futuro, por suerte.

Lo que sí sabemos es que Francesco Bagnaia cuenta con un talento y una forma de pilotaje innato que ha sido perfeccionadas con mucho entreno y esfuerzo. Y en parte gracias a la Academy de Valentino Rossi que nos ha dado un segundo campeón italiano en Moto2, y quién sabe si futuro campeón de MotoGP.

Ojala y así sea. ¡Felicidades Pecco!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here