Me tocó esta vez probar el supermotard de Aprilia y las sensaciones que me dejo la máquina de Noale me traen una sonrisa a mi cara.

Por: Oscar Gómez Almendro
Twitter: @oscarmotogp

Cierto es que probar motos siempre es una aventura y gran diversión. Pero en este caso y tratándose de la moto que se trata lo es aún más. Con este tipo de motos siempre estas deseando volver a subirte a ella, aunque sea para ir a por el pan.

Se trata de la preciosa Aprilia Dorsoduro 900, modelo remozado para cumplir la normativa Euro4. Recordemos que esta directriz europea trata de controlar las emisiones de CO2 a la atmosfera de todo vehículo propulsado por derivados del petróleo. Es por esto que cada vez es más común ver como los fabricantes dejar de hacer sus grandes motores de 1.200cc y “rebajar” sus modelos a las 900cc, para convertirlas en motos más fáciles de pilotar con menor peso y a las que les pueden sacar el 100% de lo que dan. A sus hermanas mayores las deben recortar el número de Cv y además son más pesadas. En lineas generales, las “casi mil” florecen en el mercado.

La Dorsoduro es una moto de las que a todos nos gustaría tener una en el garaje, de aspecto divertido, ágil y que no busca más que te lo pases bien, sin concesiones a otros aspectos que tal vez buscarías en una moto de uso diario. Hay que reconocer que tiene una línea preciosa y muy llamativa, desde la parte frontal con un faro que marca la estética con su guardabarros alto, hasta su parte trasera donde los dos escapes perfectamente integrados en el colín la hacen de las más atractivas.

Lo primero que toda retina que la enfoque encontrará es su chasis tubular, pintado en rojo, que es espectacular y es punto diferenciador del modelo, simplemente precioso. El amortiguador trasero está en el lateral derecho es hidráulico , muy a mano a la hora de poder mover sus posibles reglajes. Es sin duda la máxima exponente de un segmento que ve teniendo un aumento de sus ventas, son la llamada “Fun Bike”: Motos divertidas, de lo que solo necesitaras dos minutos encima de ella para entenderlo perfectamente.

Su motor rinde 95 Cv y gracias a su renovada electrónica, sera suficiente cantidad para una moto de este tipo, donde tendrás más que de sobra para circular por ciudad y donde te sobran más de uno para hacer pequeños viajes. Eso si, donde más la exprimirás será en las salidas domingueras por carreteras serpenteantes. Sera aquí donde la Aprilia Dorsoduro se mostrara más adaptada. Ojo que esto no quiere decir que para el resto de escenarios no lo este.

En el apartado de diseño está claro que se nota que es italiana. En el tema electrónico no se han quedado atrás: La pantalla TFT para los marcadores es impresionante, con multitud de información, tanto de cómo está funcionando la moto en sí pero también te permitirá controlar los mensajes de tu móvil, conectarte atreves de la App desarrollada para Aprilia para tener en tu smartphone todo lo relativo al mantenimiento y comportamiento de tu moto.

Podrás desde la piña derecha controlar todas las funciones, desde el ABS al control de tracción así como seleccionar fácilmente uno de los tres tipos de conducción que nos proponen los italianos, dándonos tres opciones para tres usos muy diferentes: Track, Sport y Rain, según nos convenga. Es un cuadro digital de lo más moderno, donde tendrás la posibilidad de controlar tiempos, periodos de mantenimiento así como controlar, fácilmente el control de tracción de la moto y el ABS.

Es una moto de carácter, eso está clarísimo, pero también es cierto que se comporta muy bien en el entorno urbano, su deportividad se puede controlar fácilmente. Con el puño derecho, tratándolo con dulzura y teniendo en cuenta su agilidad, es muy fácil de sortear los obstáculos que puedas encontrarte en tus recorridos urbanos tales como coches, bicis y demás animales de urbe. Eso sí, con mi estatura algo corta, el asiento resulta un poco alto, esto lo notaras sobre todo a la hora de subir y bajar de la moto. Al echar la pierna por encima te quedas un momento en tierra de nadie en equilibrio, pero rápidamente apoyas el otro pie y te equilibras rápidamente. Una vez en marcha las distancias de las estriberas y la forma del manillar la hacen de las más cómodas.

En otras motocicletas e segmentos no similares pero si próximos, es decir, alguna naked con bastante carácter, en el caso de la Aprilia Dorsoduro, el pasajero esta mejor tratado que en otras ocasiones, disponiendo de buenos reposapies y un asiento largo y plano, se podría mejorar un poco el acolchado del mismo, pero no es algo preocupante su dureza.

Estando en los semáforos de tu ciudad sentirás las ganas de hacer rugir su motor. No te sorprendas del chasquido de se producirá al engranar la primera marcha. Esto es algo habitual en Aprilia. Una vez hecho esto ojo al mango del gas, si sales con “ganas” es posible que notes como el neumático delantero trata de despegarse del suelo.

En cuanto a su comportamiento en autovía, es lógico que no sea este el lugar más cómodo donde se pueda pilotar esta Super Motard, par pilotos de talla alta será un problema pasar de 150 Km/h, tiene un manillar muy abierto y plano, con lo que a alta velocidad la protección el cero, pero seamos sinceros, esta moto el comprados que la adquiera no lo ara pensando en hacer miles de Km por carreteras rectas y anchas, sino todo lo contrario, siempre buscaras carreteras con curvas y estrechas.

Una vez probada durante cuatro días por ciudad y autovía, llega el momento más esperado, sacarla del asfalto recto de las avenidas madrileñas y enfilar nuestros neumáticos a carreteras de la que nos gustan, serpenteantes y de asfalto bien conservado.

Es aquí en este escenario es donde sacaras el 100% de lo que la Dorsoduro puede dar, sus neumáticos se pegan al suelo y su horquilla de 41mm, junto con las pinza de freno, que son de cuatro pistones, incluye los latiguillos metálicos y unos discos de 320 mm, hacen que sea una moto contundente en frenado ya ágil en el paso de curva, una vez fuera de ella podrás exprimir sus 95 Cv a placer, estirando las marchas y llevando la moto hasta la siguiente frenada.

Eso sí, pronto te darás cuenta de lo rápido que debes volver a pasar por una gasolinera, ya que su depósito de combustible no es un alarde de capacidad, además deberás controlar la alegría con la que das al gas, para saber cuánta gasolina te queda, ya que no dispone de marcador de la misma, te saldrá una chivato indicándote que debes pasar cuanto antes por una gasolinera a repostar. El depósito tiene una capacidad de 12 litros, con los que podrás recorrer más o menos 200Km, siempre que la alegría de tu mano derecha no sea excesiva.

Aun y con esto merece la pena, pocas se ven por la calle con lo divertidas que son, ahora más con su descenso de cc, recordad de 1200 a 900, es mucho más manejable y lógica, dentro de locura, porque escuchar como sube de vueltas su motor bi cilíndrico es una gozada. Es una de esas motos que es realmente adictiva y una vez la pones en marcha es muy difícil bajarse de ella.

Lo que está claro es que cada moto es para lo que es y esta es una moto para divertirse con ella, sin concesiones y con un marcado carácter deportivo que te será fácil de dominar, puedes pasar por cualquier concesionario Aprilia y verla de cerca, cosa que si hacer te creara un problema, porque en cuanto lo hagas ya le estarás buscando hueco en tu garaje.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here