Ultimo día del año y esta vez le toca el turno a una de esas motos que nos hacen girar la cabeza, con aspecto y líneas clásicas que miran al futuro: La Yamaha XSR.

Por: Oscar Gómez Almendro
Twitter: @oscarmotogp

En esta ocasión tenemos la suerte de poder probar una moto que no hace mucho que llegó a nuestro mercado español siguiendo la tendencia de muchas marcas, las café racer están de moda y esto no se le escapa a nadie, Yamaha es uno de los fabricantes más importantes a nivel mundial y no podía estar al margen de este nicho de mercado, para ello nos ofrece en su catálogo la XSR 900.

El corazón de esta motocicleta es el muy conocido motor de 847cc que ya animaba a la MT-09, con un trabajo de diseño y una cantidad de posibilidades que la hacen una de las mayores exponentes dentro de esta nueva y concurrida categoría de motos, las Heritage, motos que prescinden de elementos superfluos y buscan la autenticidad y distinción en cada uno de sus componentes.

Nada más tomar contacto con nuestra unidad de prueba, lo primero en lo que nos fijamos, como no puede ser de otra forma, es en su estudiada estética y colorida vestimenta, nuestra moto trae un bonito color rojo con su franja en el deposito muy de Yamaha y que claramente evoca al espíritu deportivo tanto de la marca como de este modelo.

Las ópticas, tanto delanteras como traseras son redondas, muy sencillas, pero muy eficaces en todos los sentidos, primero porque funcionalmente son perfectas, incluidos los led traseros, y segundo porque estéticamente es lo que mejor le queda a esta nueva moto.

Nuestra moto trae esta apariencia que veis en las fotos, pero lo bueno es que dispones de un catálogo muy extenso para personalizar la tuya, no se quedan solo en el color, del que tiene varios acabados, si no que dispones de más de 40 referencias a la hora de hacer más “tuya” la moto, con lo que es muy fácil el hacerla muy diferentes al resto de las que puedas encontrar en el camino. Podrás cambiar escapes, depósitos carcasas laterales…..infinidad de posibilidades que te harán muy difícil el resistirte a hacerle algunos cambios y personalizaciones.

Me subo a ella y rápidamente recuerdas la MT-09, por algo es una evolución de esta, tiene un manillar bastante ancho y cómodo y el asiento es confortable al instante, la posición de las estriberas es muy cómoda, con mi estatura es una moto algo alta, pero no plantea ningún problema. Es cómoda para el piloto, el acompañante, como ocurre en otras motos de este segmento que ya hemos probado, debe ser puntual, ya que sin ser incomodo no le será muy apetecible a tu acompañante estar largos recorridos sobre ella.

Como decía antes, el motor es el de la MT-09, nos rinde 115 Cv, cifra muy aceptable para una moto de estas características, además con el depósito de 14 litros, el cual está muy estudiado en cuanto a diseño, logran que tus visitas a la gasolinera se distancien.

La comodidad es uno de sus puntos fuertes, fácil de pilotar y muy ágil, la frenada en muy contundente, cuenta con dos discos delanteros de 298mm y con pinza radial y atrás monta un disco de 245mm y dos pistones, si te pones exigente con ellos veras como la horquilla se hunde un poco, pero nada preocupante.

El reloj de la moto es una esfera con todo las información precisa del funcionamiento de la misma, con una parte exterior donde nos marca las revoluciones a las que late en corazón de la XSR, con la velocidad engranada en la parte central superior y en el centro del reloj tendremos la velocidad a la que circulamos.

Como decía dispone de tres modos, A, B y STD, siendo el A el más “brusco” y  que cuenta con todo el potencial que nos rinde este tricilíndrico de Yamaha, el B es el más moderado, es el recomendado si está el asfalto mojado y el STD que se queda justo en medio y es, para mí, el más cómodo, ya que no es tan puntiaguda la entrega de potencia, pero tampoco echarás en falta algo más de empuje.

A la hora de ponernos en marcha con ella comprobamos que la pequeña diferencia de altura con su hermana MT-09 se nota, la XSR es un poco más alta pero nada que dificulte el disfrutar de ella.

Es una moto que en la ciudad no tendrá ningún problema, recordad que son motos ágiles, con los espejos colocados de forma estratégica y con una buena altura, lo que te quita un problema a la hora de sortear los coches parados, en la urbe es una moto dulce y tranquila, si así lo queréis.

Como siempre, sacamos nuestra compañera de prueba a dar una vuelta por esas carreteras que tanto nos gustan a todos, aquí seleccionamos el modo de conducción A y damos rienda suelta liberando el motor, se suben y bajan marchas con una dulzura digna de mencionar, siendo una delicia el pilotarla a un ritmo más “alegre”, donde veras que se le despierta su alma deportiva.

En definitiva es una moto muy equilibrada, de la que podrás obtener lo que quieras, si quieres una moto para un uso diario para ir a trabajar, la tienes, si quieres una moto para escapadas de fin de semana, también la tienes y si queréis una moto diferente y con la que expresar tu personalidad, también la tienes ya que con unos pequeños cambios usando los accesorios disponibles, tendrás una montura totalmente personalizada.

Es una moto llamada a ser una de las estrellas en ventas de Yamaha, ya que es una moto que puede ser la más indicada para muchos tipos de cliente potenciales, con un mantenimiento más que ajustado y por qué no decirlo, con una estética muy estudiada y atractiva.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here