El italiano se lleva el triunfo por delante de Marcos Ramírez y Albert Arenas, consiguiendo el título de forma matemática en Phillip Island

Lorenzo Dalla Porta (Leopard Racing) nunca olvidará la carrera del Gran Premio de Australia de 2019. El italiano, que disponía en Phillip Island de su primer ‘match ball’, lo aprovechó al cien por cien al firmar el triunfo en la carrera, obviando la caída previa de un Arón Canet (Sterilgarda Max Racing Team) que ya le dejaba el título en bandeja.

Publicidad Taller_Costura

El italiano se llevó la victoria tras una trabajada carrera en la que se impuso en el sprint final a su propio compañero, Marcos Ramírez, y a un Albert Arenas (Gaviota Ángel Nieto Team) que encadena su tercer podio consecutivo después de reinar en Buriram y ser 2º en Motegi.

Ramírez vivió una carrera con altibajos, después de partir desde su primera ‘pole’, cediendo rápidamente ante el empuje de varios rivales, como Romano Fenati (VNE Snipers) o su compañero, Tony Arbolino, que remontaron numerosas posiciones tras la salida.

Dalla Porta, por su parte, se quedaba a la cola del Top 10 de forma prudencial en unos primeros giros muy peligrosos que dejarían fuera de combate a Riccardo Rossi (Kömmerling Gresini Moto3) tras un toque con un Darryn Binder (CIP Green Power) que daría mucho que hablar hasta el final.

Fenati trataría de tirar rápidamente, pero Canet lo vería venir y reaccionaría con certeza, antes de que Dalla Porta volviera a coger las riendas de la cabeza de carrera liderando un grupo más amplio de lo común, apoyado en una Honda en completo estado de gracia.

La carrera y el campeonato escribirían un capítulo completamente trascendental en la tercera vuelta, cuando Canet se iría al suelo en la primera curva, llevándose las manos a la cabeza de camino a la grava, plenamente consciente de que se empezaba a despedir virtualmente de sus últimas opciones de alzarse campeón.

Pese a la caída del piloto de Corbera, Dalla Porta no bajaría revoluciones y se aferraría al liderato de la carrera hasta que, algunas vueltas más tarde, sería asediado por Kaito Toba (Honda Team Asia) y John McPhee (Petronas Sprinta Racing), antes de observar de reojo la arrolladora irrupción de un Binder que partía 27º.

Un par de vueltas más tarde, a 15 para el final, Gabri Rodrigo (Kömmerling Gresini Moto3) también saborearía las mieles del liderato, antes de ceder ante el empuje de Binder, mientras Arenas se mantenía en la pomada siendo 7º, con Sergio García (Estrella Galicia 0,0) cerrando el Top 10 provisional.

Poco después, el encargado de plantar cara a Binder sería Andrea Migno (Mugen Race), confirmando el amplio ramillete de alternativas al triunfo, al que se sumaría con cada vez más fuerza Alonso López (Estrella Galicia 0,0), llegando a liderar el grupo después de haber partido 27º en la salida.

A falta de 10 vueltas para el final, Dalla Porta volvería a retomar el mando, por delante de Arbolino y López, mientras García se iba al suelo en la curva 6 de Siberia. Un giro más tarde llegaría el susto para Arbolino tras un toque con Binder. El italiano comenzaría a perder fuelle con el paso de las vueltas, mientras López también acabaría fuera de juego tras un toque que provocó la caída de Filip Salac (Redox Prüstel GP) y le reportó una Long Lap Penalty que tendría que repetir tras una primera ejecución deficiente.

Tampoco le irían mucho mejor las cosas a Raúl Fernández (Gaviota Ángel Nieto Team) y Rodrigo, que se irían al suelo en la curva 9, quedando completamente fuera de juego a 7 vueltas para el final, cuando Suzuki comenzó a cobrar protagonismo para liderar al grupo delantero con Dalla Porta siguiendo su estela.

La carrera amagaría con un giro de guion a falta de 4 vueltas, cuando Fenati y Dalla Porta firmaron un conato de escapada que no llegó a consumarse, pese a que el piloto de VNE Snipers trataría de cristalizar su objetivo con todas sus fuerzas. Una vuelta más tarde, un incidente entre Tom Booth-Amos (CIP Green Power), Migno y Toba dejaría fuera de juego a estos dos últimos tras sus respectivas caídas.

Con tan solo 2 vueltas por delante, Dalla Porta asumía el mando de un grupo de 14 pilotos en el que Arbolino era 13º. El campeonato estaba virtualmente decidido si el piloto de Leopard Racing se mantenía en pista, aunque quería el broche dorado y, para ello, trataría de abrir un pequeño hueco.

Tras el penúltimo paso por línea de meta, Dalla Porta llegaría de forma relativamente holgada a la primera curva, aunque poco después sería superado por Suzuki, mientras McPhee también lo aprovechaba para meterse en la pomada, antes de que Arenas hiciera saltar la banca en el último sector, cuando Masià se iría al suelo al no poder evitar la caída de Vietti.

Pese a la tensión imperante y la lluvia de alternativas, Dalla Porta apretaría los dientes para firmar su tercer triunfo del año, por delante de un Ramírez que firmaría un sprint final apoteósico con el que superaría en el último suspiro a Arenas y Suzuki. La quinta plaza fue para McPhee, seguido por Binder, mientras que Sasaki llegó ya a más de 1 segundo, con Booth-Amos, Arbolino y Nepa completando el Top 10. Alonso López, por su parte, salvó 3 puntos al finalizar 13º.

Con su victoria final, Dalla Porta se convierte en el primer piloto italiano en ganar un título de Moto3, al margen de ser el primer representante de su país en conquistar un título de la categoría ligera desde que lo hiciera Andrea Dovizioso en 125cc en 2004. Con 254 puntos en su haber, la distancia de 72 puntos respecto a Canet ya es insalvable.

El de Corbera se queda ahora con 182 puntos y deberá apretar en las dos últimas citas para conservar el subcampeonato por delante de Arbolino y Ramírez, que cuentan con 168 y 164 puntos, respectivamente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here