Marc firma el undécimo triunfo del año por delante de Cal Crutchlow y Jack Miller al resistir ante un Viñales que se va al suelo en la última vuelta.

Marc Márquez (Repsol Honda Team) sacó a relucir este domingo su etiqueta de octocampeón al imponerse de forma brillante en una carrera espectacular en Phillip Island en la que fue capaz de plantar cara a un sobresaliente Maverick Viñales (Monster Energy Yamaha MotoGP) que no encontró premio a su gran fin de semana al sufrir una caída en la última vuelta mientras peleaba por el triunfo con Marc.

Publicidad Taller_Costura

El de Cervera firmó su undécimo triunfo de 2019, acumulando un total 375 puntos, superando ya los 362 obtenidos en su mejor temporada hasta la fecha (2014) a falta todavía de 2 Grandes Premios por disputar en Malasia y Valencia. Tras él, completaron el podio Cal Crutchlow (LCR Honda Castrol) y un Jack Miller (Pramac Racing) que se dio un homenaje ante su afición.

Marc fue capaz de sumar una nueva victoria de prestigio tras resistir en una carrera plagada de giros de guion que arrancó con una meteórica salida de Valentino Rossi (Monster Energy Yamaha MotoGP) en la que era su salida nº 400 en el Campeonato del Mundo, un hito completamente histórico jamás alcanzado por ningún piloto.

El ‘Doctor’ se colocó en cabeza mientras Márquez cedía algunas posiciones en una primera vuelta marcada por la caída de Danilo Petrucci (Ducati Team) y Fabio Quartararo (Petronas Yamaha SRT). El italiano perdía el control de su Desmosedici GP y, tras sufrir un ‘high side’, colisionaba contra la moto del rookie francés, provocando también su caída.

Con ambos fuera de juego, la cabeza de carrera quedaba liderada por Rossi, seguido por Crutchlow y un meritorio Andrea Iannone (Aprilia Racing Team Gresini) que lideraba un momento muy dulce de Aprilia seguido por Márquez y su propio compañero, Aleix Espargaró. Al mismo tiempo, Álex Rins (Team Suzuki Ecstar) también daba un paso adelante para colocarse 8º tras firmar la vuelta rápida.

La euforia por el liderato de Rossi tardaría poco en desvanecerse, ya que en la cuarta vuelta sería Crutchlow el encargado de encabezar al grupo junto a Iannone, mientras Márquez comenzaba a verse asediado por Viñales. Acto seguido, el propio Iannone daría la campanada al ponerse en cabeza, pese a que Crutchlow le recuperaría la plaza poco después a final de recta.

Márquez aprovecharía el baile para situarse 2º, aunque Iannone le plantaría cara y ambos protagonizarían sendas pasadas de vértigo, antes de que Viñales asestase un hachazo al italiano para seguir la senda marcada por los pilotos de Honda, dejando a los dos pilotos de Aprilia completando el Top 5 asediados por un Rins al alza.

El buen ritmo de Viñales se pondría de manifiesto en la novena vuelta, cuando el de Roses pasaría a Márquez para, una vuelta más tarde, arrebatar la cabeza de carrera a Crutchlow tras un medido adelantamiento en la curva 4, el punto estrella del circuito para ganar posiciones con permiso de la 10. En la misma vuelta, Márquez también superaría al británico tras una maniobra al límite en la curva 9.

Sin excesivo margen de maniobra para haber aprovechado un hipotético tapón de Crutchlow que no llegó a producirse, Maverick trataría de tirar, con Márquez muy astuto siguiendo su rueda. Tras ellos, con Crutchlow quedándose curva a curva, un total de 6 pilotos comenzarían a pugnar por ser 4º, en un grupo cerrado por Miller como 9º.

A falta de 15 vueltas, las Aprilia comenzarían a bajar de la nube paulatinamente, al verse superado Iannone por Rins y Rossi. El piloto catalán se encontraba a poco más de 2 segundos de Crutchlow, por lo que la opción del podio no era del todo descabellada. Sin embargo, la lucha por la cuarta plaza todavía debía escribir muchos capítulos hasta el final de la carrera.

Una vuelta más tarde, Viñales haría toda una declaración de intenciones al hacer su vuelta rápida rodando en 29.3. El de Roses quería irse y reventar la carrera. Era el momento, pero Márquez no estaba dispuesto a permitírselo. Todo lo contrario. Justo entonces, Rossi volvía a dar un golpe sobre la mesa al colocarse 4º, mientras Andrea Dovizioso (Ducati Team) consumaba su remontada al ponerse 6º por delante de Miller y Joan Mir (Team Suzuki Ecstar) empezaba a asomar 11º por el horizonte para aspirar al Top 10 que cerraba Aleix.

El guion final en cabeza de carrera estaba definido. Con más de 2 segundos de ventaja sobre Crutchlow, el dúo delantero dejaba claro que la victoria era cosa de dos. Una hoja de ruta completamente distinta a la espectacular batalla por la cuarta plaza, plagada de alternativas vuelta tras vuelta, con algunos puntos álgidos como la pugna entre ‘Dovi’ y Rossi y la irrupción estelar de ‘Pecco’ Bagnaia (Pramac Racing).

El rookie italiano llegaría a colocarse 4º después de haber partido 15º al ganar un total de 11 posiciones, buscando así el mejor resultado de su carrera, que se acabaría corroborando con el paso de las vueltas, pese al empuje de algunos pilotos como Miller, completamente espoleado al rodar delante de su públic

Con 5 vueltas por disputar, el recuerdo de las victorias ‘in extremis’ más recientes de Márquez sobre Quartararo parecía sobrevolar el entorno de Yamaha. El de Cervera estaba preparando su hachazo y parecía cuestión de tiempo que se atreviera a culminarlo, ya que conseguía calcar las vueltas de Viñales con relativa comodidad.

Por detrás, con Crutchlow rodando con fiabilidad en la tercera plaza, Miller, ‘Dovi’ y Bagnaia apuntaban a favoritos para disputarse la cuarta plaza. Pero la atención, obviamente, se centraba de nuevo en cabeza cuando, a falta de 2 vueltas, Márquez lograba colocarse casi en paralelo con Viñales en el paso por línea de meta. Era todo un aviso a navegantes. El verdadero golpe estaba todavía por llegar.

En efecto, tras el penúltimo paso por meta, Márquez asestó su golpe maestro a Maverick a final de recta, provocando una reacción de pundonor de su compatriota, que trató de aferrarse a sus opciones a la desesperada. Con el paso de las curvas, el de Roses echó el resto y encimó al ’93’ preparando el terreno para devolverle la jugada en la curva 10, pero justo un giro antes, en la 9, se iría al suelo tras ir al límite, quedándose sin recompensa tras una carrera sublime.

Ya sin ninguna oposición, Márquez rebasaba la línea de meta completamente en solitario para sumar su undécimo triunfo de la temporada y dejando a su equipo a tan solo 1 punto del liderato del Título por Equipos, acariciando el reconocido objetivo de la Triple Corona. Tras él, Honda también sumaría la alegría de la segunda plaza de Crutchlow, que integraría un podio completado por un radiante Miller.

La cuarta plaza sería para Bagnaia, seguido muy de cerca por Mir. Ambos firmarían así su mejor resultado en su primera temporada en la categoría reina, después de clasificarse justo por delante de un meritorio Iannone que fue 6º tras superar a dos veteranos ilustres como ‘Dovi’ y Rossi. Rins, pese a la remontada inicial, tendría que conformarse con ser 9º, con Aleix completando el Top 10.

Tras él, su hermano Pol (Red Bull KTM Factory Racing) también obtendría puntos al ser 12º, seguido por un Johann Zarco que también arañó un pequeño botín en su primera carrera con LCR Honda Idemitsu. El que quedaría fuera del corte sería Jorge Lorenzo (Repsol Honda Team), al finalizar 16º a más de 1 minuto de Márquez. Tito Rabat (Reale Avintia Racing) tampoco tendría recompensa al verse obligado a abandonar a mitad de carrera por sus molestias físicas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here