Una vez más he pasado por las instalaciones de BMW Motorrad Ibérica y me han dado la oportunidad de probar su modelo más deportivo. No es otro que su nueva S1000RR, moto que a simple vista impresiona y una vez la arrancas enamora.

Por: Oscar Gómez Almendro
Twitter: @oscarmotogp

Es esta S1000RR el modelo mara radical y deportivo de los bávaros, muy conocidas son sus líneas GS y K. En el segmento de las deportivas pocas opciones tiene BMW, pero con esta hiperdeportiva no necesitarás más donde buscar.

«Es sin duda una moto digna de BMW con unos acabados increíbles y unas prestaciones que ponen los pelos de punta»

Se cumplen diez años de la aparición de la primera generación de S1000RR. Fue en 2009 cuando se lanzó este modelo, un modelo que le dio la espalda a muchos de los componentes que identificaban a la marca.

Nada más el hecho de no tener motor bóxer fue considerado un sacrilegio. Además de montar cadena en lugar de cardán o el sistema de amortiguación, renunciando al paralever y telelever.

Es sin duda una moto digna de BMW con unos acabados increíbles y unas prestaciones que ponen los pelos de punta. Con este nuevo modelo han bajado su peso 11 Kg con relación al modelo del año anterior, dejando esa cifra en 197 Kg. Unido a los 207 Cv que declara, la conviertan en un “cohete” digno de SBK.

«Hasta en el más sagrado de los campos como lo es la Isle of Man TT, en donde una S1000RR a manos de Peter Hickman, tiene el record de vuelta.»

Hasta este año, ha sido una moto con relativos pocos cambios. Hace cuatro años recibió los más importantes y es en 2019 cuando ha llegado la revolución. La S1000RR necesitaba un refresco para seguir siendo la referencia entre los aficionados más «racing».

Incluso muchos pilotos han crecido en sus copas mono marca o en los diferentes campeonatos regionales de SBK, donde esta moto se ha convertido en una auténtica referencia. Hasta en el más sagrado de los campos como lo es la Isle of Man TT, en donde una S1000RR a manos de Peter Hickman, tiene el record de vuelta.

Lo más impresionante de esta nueva S1000RR es la electrónica. De última generación y la cantidad de opciones y posibilidades es increíble. Cuenta con los cuatro modos de conducción ya habituales en casi todas las motos, Race, Dymanic,Road y Rain, pero a estos hay que añadir tres más si añadimos el paquete M, son el Race Pro 1, 2 y 3.

Estos tres modos Race pro a su vez disponen de 15 niveles diferentes en la actuación de toda la electrónica, desde el nivel -7 al +7, en el primero negativo funcionaria la moto sin ningún tipo de ayuda electrónica, y en el +7 se activan al más alto nivel todos los controles. Estos son desde el anti wheellie, el freno motor, la potencia y la actuación del ABS cuando la moto esta inclinada.

«Las suspensiones son como no podía ser de otra forma: Sobresalientes»

999cc, cuatro cilindros y una distribución de doble árbol de levas. Válvulas activadas mediante brazos basculantes individuales y un sistema de admisión variable BMW ShiftCam, con cuatro válvulas por cilindro. Esta es lo que le permite a esta moto alcanzar velocidades increibles sin mucho esfuerzo.

El bastidor es el conocido de doble viga de aluminio, han trabajado mucho en su re diseño para mejorar las sensaciones que este transmite al piloto, es más rígido en ciertas zonas, lo que se traduce en conseguir dar más confianza. Del chasis de puente composite de aluminio forma parte el motor es parte de él.

Las suspensiones son como no podía ser de otra forma: Sobresalientes. El basculante trasero es de aluminio, algo más largo que el anterior lo que mejora la tracción. Doble brazo en aluminio, con un amortiguador central, con un recorrido de 117 mm, es ajustable en compresión y precarga.

La suspensión delantera es una horquilla telescópica invertida, totalmente regulable y DDC. Tiene un recorrido de 120 mm y un grosor de barras de 45 mm. Las opciones son casi infinitas, todas ellas las regularás desde la pantalla en los modos Pro.

Otro punto fuerte que tiene esta moto es su comportamiento tanto en la frenada como en el agarre que tiene. En el tren delantero monta dos discos de 320 mm con pinzas flotantes de 4 pistones cada una y montadas radialmente, además del ABS Pro con multitud de opciones en su reglaje.

La trasera es a cargo de un solo disco de 220 mm de un solo pistón y pinza flotante, también con su ABS Pro. Montados ambos sistemas en llantas de aluminio fundido de 17 pulgadas y con unos neumáticos de 120/70 ZR17 en la delantera y 190/55-ZR 17 en la trasera.

«A pesar de tener la última generación de electrónica, es una moto que no te da margen de error a la hora que se te termina el talento»

En cuanto al diseño es una moto verdaderamente preciosa, con unas líneas muy estudiadas y muy diferente a sus predecesoras. Han eliminado sus ópticas delantera asimétricas y ahora monta unos frontales más agresivos, agudizado por la iluminación LED.

Dejemos algo en claro: La S1000RR es una moto no apta para principiantes. A pesar de tener la última generación de electrónica, es una moto que no te da margen de error a la hora que se te termina el talento. Está diseñada para un segmento de clientes muy concreto, ya que es una verdadera moto de carreras preparada para poder ser homologada y circular por nuestras calles.

Es obvio que esta moto no está pensada para uso diario, ni para hacer largos viajes. Ya que su consumo va a depender mucho de lo nervioso que tengas la mano derecha. Es un capricho para los más “quemados”, ya que su manillar siempre se enfilara hacia el circuito que tengas más cercano a casa.

Si buscas una moto de carácter fuerte, y eres un piloto experimentado. Esta es sin duda un de las mejores opciones que encontraras. Con tantas opciones para mejorarla (aunque parezca mentira), ya que tienes muchas golosinas en su catálogo de accesorios.

Si quieres, pasa por cualquier concesionario BMW Motorrad y no dudes en pasar a verla en directo. Lo que si te puedo asegurar es que quedarás prendado de ella.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here