Todos los aficionados buscan sus ídolos, sean equipos de fútbol, de baloncesto, pilotos de F1 o como en nuestro caso, pilotos de MotoGp, por algo más que victoria, por carisma y esfuerzo, es Alex Rins el que está tomando hoy esa bandera.

Por: Oscar Gómez Almendro
Twitter: @oscarmotogp

Publicidad Taller_Costura

Muchas veces los ídolos, no lo son solo por sus logros deportivos, si solo valieran las épicas victorias o los pódium, solo tres pilotos tendrían seguidores cada año, pero no los elegimos por eso, sino por las “sensaciones” que nos transmiten, tanto en pista como fuera de ella.

Mirando ahora la parrilla buscamos a un piloto que dentro de mundial tiene una, relativa, corta vida deportiva, pero eso sí, muy aprovechada y fulgurante, con unos compañeros de equipos de los que seguro mucho a aprendido, es Rins una sorpresa? De dónde viene? Acertó Suzuki fichándolo?

La última pregunta parece que contesta sola, está claro que si ha sido un buen fichaje, pero para entender esta decisión de los Japoneses debemos mirar trayectoria de Rins en el mundial, solo lleva 7 años y ha pasado por todas la categorías. Siguiendo los pasos lógicos de su evolución como piloto, trabajador y nada amigo de los titulares estridentes, algo vio Suzuki en el.

Alex Rins comenzó en el mundial de moto3 allá por 2012 y permaneció en esta categoría hasta 2014, donde militó en el estrella Galicia, con un compañero del que todos conocen el apellido, el pequeño de los Márquez, Àlex, donde logro, en su primer año, el tirulo de Rookie, logrando incluso un tercer puesto en Francia.

Su segundo año fue el mejor en la categoría, logrando más pódium y victorias que nadie, solo se quedó fuera del pódium en tres ocasiones y logro hasta 6 victorias, finalmente perdió el mundial en el último suspiro en favor de Viñales.

Pasó entonces a Moto2 durante los años 2015 y 2016 siendo su primer año el más productivo, logrando de nuevo el título de Rookie del año, con 10 pódium incluidas dos victorias y terminó el año segundo tras un iluminado Johan Zarco.

2016 fue un duro año para todo el motociclismo, la pérdida de Luis Salom conmovió a todo el paddok y en especial a su equipo del que Rins formaba parte el Hp páginas amarillas, la tragedia llego el 3 de Junio de 2016 en la curva 12 del trazado catalán. Termino el año tercero y con las miradas de los de Hamamatsu sobre él.

Llegó 2017 y el momento de pasar a MotoGp, Suzuki decidió ficharle como novato junto a Andrea Iannone del que esperaban tirase del proyecto, hay que recordar que la Suzuki ya comenzaba a dar buenas sensaciones y con la salida Viñales del equipo camino a Yamaha, los japoneses querían asegurarse un recambio de futuro y por lo vista hasta ahora, acertaron.

Un primer año, prácticamente perdido por culpa de una fuete lesión, sin pretemporada se subió a la moto y trato de adaptarse lo ante posible a la categoría, pero un nueva caída, le hizo perderse otras cuatro carrera, lo mejor en esta situación era pensar ya en la siguiente temporada.

Y llego 2018, año con pretemporada normal y sin incidentes, donde ya destacó en los test y una temporada en la que los resultados de su compañero, Iannone, pusieron en mayor valor los suyos, hasta cinco veces subió al pódium y terminó quinto en la general, su compañero debió conformarse con terminar decimo, con todo esto quedo claro quién era el que tiraba del equipo, con lo que con la salida del italiano de la escuadra se queda al frente de un proyecto que cada día ilusiona a más gente.

suzuki

El comienzo de temporada ha sido bueno, sus sensaciones y a sobre todo su aptitud, ha dado el paso que le faltaba, ya se ve ganado carreras y luchando en los primeros puestos, cosa que todos esperamos y deseamos.

Solo un pero tiene todo este proyectos de Suzuki y ni es el ponerle de compañero de equipo al Novato Joan Mir, el cual ya está dando pinceladas de su calidad, la pata que cojea y puede retrasar el desarrollo de esa moto es la falta de un equipo satélite parrilla.

Todos los equipos menos ellos y Aprilia tiene más de dos motos en pista, casi todos con cuatro, menos Ducati que tiene nada menos que 6, esto ayuda mucho a progresar.

En resumen la vida deportiva de Rins ha sido rápida y bastante exitosa, ahora le falta rematar, de momento con una victoria, que por lo que se ve en pista no es algo descabellado, esperemos sea lo antes posible.

Esta misma semana tenemos Gp desde Austin, circuito en el que Marc suele marcar la diferencia, expectantes estamos para saber si será otro monologo o algún piloto le sale contestón en este razado al 93, me despido de vosotros como todas las semanas con ráfagas y de ansioso por el siguiente Gp.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here