Estamos a lunes y llegan las ráfagas de esa semana, dedicadas como no podía ser de otra forma a Maverick Viñales y su tan trabajada al igual de necesitada, una carrera y un fin de semana de los que, por desgracia, casi ni recordaba.

Por: Oscar Gómez Almendro
Twitter: @oscarmotogp

Copiando parte del título de la película de 1984, dirigida por Steven Spielberg, Indiana Jones y Templo maldito, podemos decir que Viñales y la victoria de hoy se podrían titular de forma similar, Maverick Viñales y la victoria perdida, solo que aquí al 12 le persiguen no unos indígenas sino unos “locos en moto”.

 

El fin de semana pintaba bien para Maverick ya que logro una buena clasificación en parrilla de salida, segundo tras un Quartararo que ya no es una sorpresa, a tan solo unas milésimas del chico revelación de Yamaha.

Todo el GP con las cosas en su sitio

El que el 12 tenga una buena clasificación no era óbice para que la carrera fuese productiva, en otros Gp ha logrado clasificar en primero o segunda línea de parrilla, una vez llegado el domingo la cosa cambiaba y en carrera no terminaba de lograr mantener el ritmo de los Fp.

Este fin de semana ha sido diferente, parece, como comento Valentino, en broma o no, Yamaha no consigue hacer dos motos rápidas para el fin de semana, y en esta ocasión Viñales aprovechó la oportunidad.

El objetivo era ganar carreras

Hay que recordar que Maverick llegó a Yamaha con un objetivo claro, ganar carreras y ser el recambio al Doctore una vez decida retirarse, pero hasta el momento no parecía tomar las riendas de su destino y jugaban en su contra los resultados, su inicios fueron muy esperanzadores.

Muchas dudas, es en el paddock una norma básica, vales tanto como tus ultimo resultados, un piloto como el en un equipo oficial y con la proyección que llego al mismo estaba y esperábamos un mejor rendimiento.

Un piloto top necesita de la victoria

Era de entender que tras una carrera tan luchada, con momentos en la misma con Marc y Fabio de emoción y algo de descontrol, logró ganar al que es ahora mismo y veremos por cuanto tiempo, el coco de la categoría, Marc Márquez.

El de Figueras era más rápido en la zona revirada del circuito y atacó en el momento oportuno, logrando una diferencia de casi medio segundo, que le dio la victoria, momento en el que explotaron todas las emociones y tensiones acumuladas, hay que recordar que su última victoria es del Gp de Australia de 2018.

Maverick

La vuelta de honor y el pódium fueron momentos de quitarse de encima muchos de los nubarrones que les estaban envolviendo en las últimas semanas, muy contento, no fue el único ya que en Marc quedo delante de Dovicioso de nuevo con lo que su ventaja en el mundial creció un paso más, Quartararo se debió conformar con el tercer peldaño, pero viendo como se movía su Yamaha fue un milagro que terminase, asique los tres contentos.

La otra cara de la moneda del equipo Yamaha fue Valentino, está en una situación harto complicada, sin resultados y lo que es peor, con unas sensaciones dentro y fuera de la pista que hacen que sus tifosi vean el horizonte de su retirada más cerca de lo deseado.

Fue desolador ver a Rossi clasificarse en parrilla en la posición 14, hacer una salida discreta y terminar por el suelo, verle hincando las rodillas en la escapatoria fue desoladora, mucho tendrá que analizar el de Tavullia de cara a lo que queda de año y más ya pensando en 2020. Cierto es que su determinación no está en duda y su mirar hace presagiar una reacción.

Esperemos no sea flor de un día y que este fin de semana se recuerde como en el que Yahama comenzó su remontada, es obvio que para luchar por el campeonato 2019 no van a estar, pero si mejoran sensaciones y resultados pueden ser árbitros del campeonato actual y hacerles encarar el 2020 con otras perspectivas.

A todo esto la carrera pintaba mejor en sus primeros compases, con un Rins lanzado que rebaso el límite y lo pago con una caída, vimos un Mir lanzado y que incluso se puso primero en algunas curvas, está claro que el binomio Rins/Mir ha sido todo un acierto de Suzuki y de continuar así no solo Rins, que ya es una realidad en la cabeza de carrera, sino que su compañero próximamente puede estar también arriba.

Sin pestañear tenemos en tres días la rueda de prensa del Gran Premio de Alemania desde el circuito de Sachsenring, el año pasado la carrera se la llevo Marc Márquez escoltado por la dos Yamaha oficiales de Rossi y Viñales.

Me despido de vosotros hasta el próximo lunes a la espera de que comience el espectáculo ya desde los primeros entrenamiento de este Gp de Alemania, recordad que allí lleva el de Cervera nueve triunfos seguidos, veremos si este año redondea con la décima.

Puedes seguir toda la información del mundial en motonoticias.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here