Son muchos años ya viendo carreras y siempre que aparece algún piloto que domina, con aparente facilidad la categoría surge siempre la misma pregunta, años discutiendo con amigos sobre si es más decisivo en una carrera la moto o el piloto.

Por: Oscar Gómez Almendro
Twitter: @oscarmotogp

Vamos a echar el ojo hacia atrás un poco no demasiado, hasta lo que se conoce como el motociclismo actual, en estos años dos pilotos de la elite hicieron cambio de marca y lograron ganar un mundial con ambas. Es el caso de Valentino Rossi y Casey Stoner.
Anteriormente a ellos, en la era de las 2T hemos tenido pilotos que dominaban los campeonatos con mano de hierro, John Surtees (4), Hailwood (4), Agostini (7), Roberts (3), Rainey (3), Doohan (5) etc… estos en algunos casos además de forma consecutiva en la máxima categoría.

Pero vamos a ver cómo les fue a los dos más “modernos”, Fue el italiano el que tras ganar tres títulos seguidos con Honda de 2001 a 2003 decidió cambiar de aires y pasarse a la competencia buscando nuevos alicientes, se marchó a Yamaha en 2004.

En el año del último campeonato que gano con Honda (2003), las Yamaha tuvieron un año, vamos a decir difícil, el mejor resultado en carrera de ese año fue un 3º cosechado por A. Barros en Le Mans y el mejor clasificado a final de temporada con una de esta mostos fue Carlos Checa que termino ese año en 7ª posición, a una diferencia de Valentino de nada menos que 234 Puntos.

El año de su estreno con la marca de los diapasones, muchos eran los escépticos que decían que la honda era mucho mejor moto que la Yamaha por aquel entonces y que era posible que Rossi hubiera cometido un grave error al salir de honda, tras un invierno de mucho trabajo, comenzó el mundial este ganado la carrera inaugural el Welcome Sur África, y a final de temporada se proclamó campeón.

No le salió mal la jugada en este caso, intento algo parecido en 2011 y 2012 con su paso a Ducatti, pero en esta ocasión el cambio no salió como ninguna de las partes esperaba, muchas esperanzas tenían los tifossis en ver a Valentino proclamarse campeón con una de las más míticas marcas de su país, su mejor resultado fue un 2º puesto en San Marino 2012 y sufrió la lesión más grave de su carrera en 2011 en Mugello, tras todo esto regreso de nuevo a Yamaha donde aún sigue tratando de lograr su décimo título.

En el caso de Stoner, este logro ganar un mundial con Ducati en 2007 y otro con Honda cuatro años después, es el australiano uno de los pocos pilotos que ha logrado hacer la moto italiana competitiva de forma constante.

Llego a MotoGP en 2006 tras ser subcampeón de 250cc este año fue campeón Dani Pedrosa, su estreno fue en Honda con el equipo LCR, un año duro este para el australiano que levanto su moto del suelo más de una vez. Debido en la mayor parte de las veces a sus ganas de ir rápido cuanto antes, siempre se ha dicho que los comienzos son difíciles.

Salió de Honda y nada más subir a la Ducati, en su primer año logro su primer campeonato mundial, paso cuatro años con ellos logrando otro sub-campeonato y firmo su paso a Honda, en este caso al equipo oficial HRC/Repsol, y también en su estreno con la moto logro su segundo título. Fue entonces cuando tras unos malos resultados decidió colgar el mono, o por lo menos el mono de competición ya que continua ligado, ahora a Ducati haciendo de probador y quién sabe si será el próximo director deportivo de Jorge Lorenzo.

Es indudable que adaptar el pilotaje a más de una moto no es tarea fácil, también es verdad que si el piloto lo merece y la fábrica se vuelca con él, terminan adaptando la montura a lo que este necesita.

La duda es entonces: ¿Estos grandes pilotos ganan por ser mejores que los demás o porque sus motos están mucho más desarrolladas que el resto? La diferencia que marcan los pilotos con sus cronos ente ellos no es abismal  suelen estar dentro del mismo segundo o segundo y medio, es rebajar ese segundo por vuelta o esas décimas las que marcan la diferencia. Es aquí donde entra la mano del piloto.

En mi opinión un piloto mediocre con una moto de las llamadas pata negra, puede hacer buenos tiempos pero no deslumbrara y al final no será constante. Un piloto bueno con una moto mediocre, puede al menos salvar los muebles.

En la época de las bestias de 2T, sin tanta electrónica como ahora, es lógico pensar que el tacto en el puño derecho y en los frenos eran primordiales para ir rápido, por eso a aquellos locos se les llamaba marcianos, el control de tracción lo llevaban incorporado en sus manos, pero esto de la electrónica es también otra historia de la que ya hablaremos.

En esto también influye mucho el piloto, hay pilotos que es por todos sabido que si la moto está al 100% y la carrera sale igual que los entrenos, no tendrán ningún problema en ganar la carrera. Otros en cambio, como Doohan, Stoner o Valentino, si la moto está al 60% ellos ponen el resto hasta hacerla funcionar el día de la carrera y terminan salvando el resultado.

En definitiva no hay una respuesta definitiva, lo mejor está claro que es tener un piloto excepcional pilotando la mejor moto de parrilla, suele ser acierto seguro, recordemos algún binomio casi imbatible como fue el caso de la mítica Honda NSR 500 y Michael Doohan, sus rivales salían a luchar casi siempre por el segundo puesto.

Actualmente el cambio más arriesgado hecho por un piloto, es sin duda el de Jorge Lorenzo, el cual enfila para 2017 hacia un reto que lo puede aupar a los altares o hacer pasar uno de sus peores vía crucis, hasta que la temporada no dé comienzo no sabremos cuanto se ha adaptado a su nueva moto, va a ser sin duda uno de los focos de atención en la siguiente temporada.

De momento, como en el caso de la discusión de MotoGP vs SBK del otro día, la polémica de si gana Honda o Marc, o si es Lorenzo o Ducati, seguirán animando y alegrando nuestras charlas y gracias a Dios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here