El anuncio de la lesión de Valentino Rossi ha enviado ondas de choque a lo largo del Mundial de MotoGP, pero la fractura de “Ill Dottore” puede significar mas que perder la oportunidad de perder su 10mo Mundial.

Por: Alex Reyes
Twitter: @EthanGilles

Fin del camino para Rossi en 2017. Su mas reciente lesión le pone punto y final a los intentos de convertirse en Campeón del Mundo de MotoGP por décima vez en este año. En un año, en donde la paridad ha sido la norma, Rossi tenia buenos chances de consagrarse en el declive de su carrera, en donde su cuerpo ya le esta empezando a pasar factura de mas de 20 años en competencia del mas alto nivel.

La fractura de tibia y peroné, atribuidos a un accidente mientras entrenaba en una moto de cross no es algo nuevo para el. En 2010 tuvo una fractura del mismo calibre mientras entrenaba para el Gran Premio de Italia en el circuito de Mugello. Aunque la lesión se produjo en una sesión oficial, muchos habían inducido que parte de la mala forma que el italiano tuvo en esa temporada se debía a que Rossi practicaba motocross en su tiempo libre, con su padre Graziano Rossi como uno de los mas críticos de los métodos de entrenamiento de su hijo. En esa temporada tuvo la suerte de que la lesión se produjo a principios de temporada (era apenas la cuarta carrera) y que el tiempo de recuperación fue bastante rápido, ya que un mes tras la caída, Rossi ya estaba entrenando en Misano Adriático con una Superbike, con tiempos bastante aceptables. Pero aun así, tuvo que ceder la corona de ese año a Jorge Lorenzo, quien capitalizó su lesion para darle a España su primer Mundial de MotoGP tras l conseguido con Álex Crivillé en 500cc.

Hoy la suerte no le acompaña al italiano. A esta temporada solo le quedan seis carreras y con la tabla de puntos tan cerrada, le puede decir adiós a sus chances de ser campeón en 2017. Pero la lesión no solo lo perjudica a su nivel, sino que sacude los cimientos de Yamaha, a quienes esta lesión es la peor noticia que le pudieron dar en el final del verano europeo.

Actualmente tanto Yamaha como el equipo Movistar Yamaha encabezan tanto el Mundial de Constructores como el de equipos hasta el pasado Gran Premio de Gran Bretaña. Yamaha tiene una ventaja de solo siete puntos contra Honda y 19 contra Ducati en constructores mientras que Movistar Yamaha es primero con 327 puntos, seguido de Repsol Honda con 322 y Ducati con 273. Aquí es donde los cielos de Iwata se empiezan a poner de tormenta: Rossi no solo garantiza espectáculo en la pista sino que representa puntos seguros a ambos niveles. A pesar de que Andrea Dovizioso es el líder del Mundial de MotoGP, la consistencia de Rossi así como la de Viñales es lo que le ha permitido a Yamaha liderar hasta hoy el Mundial a este nivel secundario.

Tomando en consideración y, basándonos en su anterior lesión, el proceso de recuperación de Rossi pudiera tomar entre dos a tres carreras: Misano Adriático, Motorland Aragón y posiblemente Twin Ring Motegi para hacer el regreso a pista en el espectacular circuito de Phillip Island de Australia. Mientras que Honda ha resurgido de un inicio de temporada algo dubitativo y Ducati ha tenido un renacimiento de parte de Dovi, así como de un Jorge Lorenzo mas cómodo en la Desmosedici GP17, los problemas que ha tenido Viñales con el actual chasis 2017, han acortado las barajas de la carta de Yamaha.

Kats Nakasuga pareciera ser el hombre elegido para acompañar a Viñales en el fin del periplo europeo. El tester de Yamaha es uno de los hombres que ha tenido mas contacto con la actual version de la M1 en su tierra natal. Pero se presenta un problema: Nakasuga corre en el campeonato japones de velocidad, el MFJ Superbike y la fecha de Autopolis choca directamente con la de Misano Adriático. Ademas de su poca experiencia en circuitos europeos lo va alejando cada vez mas de la silla.

Para las rondas europeas pareciera mas decantarse en sus primos del Mundial de Superbike. Los pilotos de Yamaha, el británico Alex Lowes y el holandés Michael van der Mark parecieran los elegidos para reemplazar al piloto. van der Mark es ex campeón de Supersport con Honda y ha tenido una temporada regular con Yamaha, mientras que Lowes es actualmente quinto tras el dúo de Kawasaki y Ducati. Lowes también ha tenido experiencias con la M1 el año pasado, reemplazando a Bradley Smith en la Tech3 satélite cuando Smith se lesionó practicando para las 8 Horas de Oschersleben del Mundial de Endurance.

Dejando todo aparte, se viene la gran pregunta: ¿Es el fin del camino para Rossi? Al italiano todavía le queda un año mas de contrato dentro de Yamaha y probablemente 2018 sea su ultima oportunidad de manera competitiva para alcanzar su décimo titulo de MotoGP. Pero su cuerpo es otra historia… Muchas carreras dentro del deporte terminaron gracias a lesiones mayores en donde el tiempo para curar sus heridas no fue el mas optimo. Rossi pareciera estar en ese grupo, que busca apresurar a toda marcha su recuperación sin pensar en el daño que pudiera ocurrir a largo plazo. Lo que sabemos es que el italiano vive las horas mas criticas de su carrera deportiva, en donde cualquier cosa puede pasar.

“Dadle tiempo al tiempo que el tiempo os dirá la razón”. Hasta una nueva oportunidad!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here