Cada uno en su deporte tiene sus ídolos, seguimos a nuestros pilotos y los tenemos idolatrados, los vemos como algo un poco lejano, es por eso que en son muy de valorar las ocasiones en las que podemos codearnos con ellos.

Por: Oscar Gómez Almendro
Twitter: @oscarmotogp

Tuve la suerte hace un tiempo de pasar por la World GP Bike Legends organizado en el circuito de Jerez, donde grandes pilotos de varias épocas se dieron cita para disfrutar de lo que más les gusta. Una oportunidad de poder ver de cerca y escuchar de nuevo esos motores de 2T que ahora parecen ya tan lejanos y antiguos.

Era un GP muy diferente a todos los que antes ya asistí: Por la mañana antes de ir al circuito, preparando la moto para salir, todo eran conjeturas: ¿Que motos veremos o tendremos muy de cerca a los pilotos?, ¿Como de rápido irán con estas “viejas” motos? Yo me lleve mi camiseta de Marco Simoncelli y un rotulador negro por lo que pudiéramos encontrar.

Al llegar al circuito lo primero que nos llamó la atención era que la entrada estaba despejada, quiero decir, las aglomeraciones del GP de España de MotoGP no estaban. Este tipo de carrera atrae a menos aficionados, pero son más entregados. Y el parking no estaba lleno de motos del último año, sino de pequeños tesoros de otra época que nos hacían viajar atrás en los años. Pudimos ver de cerca verdaderas alhajas de las dos ruedas, en improvisadas carpas con unas motos que nos llevaban la mente a otra época, motos de campo, deportivas de 2T, motos de carreras increíbles, y alguna que otra rareza.

Pero el verdadero plato fuerte estaba adentro del circuito y llegó en el momento de escuchar las motos rugir. Increíble escuchar aquellas magnificas maquinas: La Suzuki RGV500, la Yamaha TZ500 del 76, la Cagiva 500 ex Mamola, Hondas decoradas con los colores de Rothmans, Derbi, Benelli, Montesas, y por supuesto, las carreras con ellas.

También tenían cabida incluso para algún que otro personaje más que peculiar, además  si querías o si te lo podías permitir, podías irte a casa incluso con una JJ cobas de 250cc del 86. Alguno con su clásica, por motivos lógicos, no podían competir por la victoria ni forzar la máquina, pero fue un gran disfrute de pilotos y aficionados. Hay que recordar que algunas de las motos que salieron a pista eran muy antiguas.

Eso si los míticos pilotos de 500 cuando empezó la carrera, se transformaron, eso de ir tranquilos sin forzar paso a un segundo plano, empezaron y de  qué forma a apurar, las últimas vueltas fueron muy divertidas con algún que otro toque, al final las tres carreras de 500 se saldaron con tres ganadores diferentes, Schwantz ,Gardner y Spencer.

Una vez terminadas las carreras llegaron el momento de los pódium y las celebraciones, se les vio muy en el  papel, recordando sus grandes victorias del pasado. Aquí es donde me topé con algo que me llamo mucho la atención, la más que meritoria paciencia y cercanía de todos los pilotos.

Puede ser que por el paso del tiempo y no estar tan expuestos a los medios y a los aficionados, estos grandes campeones se mostraron muy cercanos y accesibles, es verdad que hoy en día los pilotos se pueden sentir más avasallados por los aficionados que antes, y la aptitud de algún piloto actual en este tema, deja mucho que desear.

En la vida os encontrareis, da igual pilotos o simplemente gente común, que tiene un halo como de superioridad, este normalmente se autogenera, quiero decir, que normalmente esta superioridad solo está en su cabeza, son personajes que se identifican rápidamente por su forma de hablar o comportarse, por ejemplo hablando de ellos mismo en tercera persona, cosa que nunca soporte.

Es por todo esto que al estar cerca de los Lavado, Okada, Cardoso, Nieto, Gardner, Spencer, Radigues, Cardus, Garriga,”Champi”Herreros, Schwantz, Sarron, Crosby, Read, Parrish…… nos hizo rememorar aquellos grandes premios en el Jarama o en Jerez de hace algunos años ya, tiempos en los que las carreras nos parecían más auténticas, sin tanta parafernalia donde la mecánica y el piloto eran los protagonistas no la electrónica.

Con "El Pana" Carlos Lavado
Con “El Pana” Carlos Lavado

Alguno de estas glorias me corroboro en persona lo que ya pensaba de ellos, tipos simpáticos y bromistas como el dos veces campeón de 250cc Carlos Lavado, otros me sorprendieron, para bien, como Okada, que parecía mucho más serio en las entrevistas por TV y al final resulto ser muy simpático y atento.

Poder recordar tiempos en los que los sonidos y olores de las motos era muy muy diferentes a los de ahora, esa mezcla de goma y Castrol TTS que te llegaba desde la pista era increíble.

El "botín" del día...
El “botín” del día…

Al final del día nos fuimos a casa con un monto de nuevo amigos, con muchos recuerdos revividos y eso sí, el gran acierto de llevar mi camiseta de SuperSic, que antes de llevarla allí era una de mis preferidas, pero que tras este Gp quedo transformada en una verdadera joya firmada por todos estos grandes campeones.

El único pero fue que al parecer Honda no es muy partidaria de apoyar estos eventos, por lo que no vimos ninguna de más Repsol 500 que tanta guerra dieron, una  verdadera pena, porque con la difusión que se le dio, que no fue demasiada, en el circuito nos reunimos cerca de 10.000 aficionados, a buen seguro si la organización se animase a promover más estos eventos, la afluencia seria aún mayor.

Deseando hacer otro viaje en el tiempo en cuanto tengamos de nuevo la oportunidad.

Sígueme en la red social Twitter a traves de @oscarmotogp

oscar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here