Miller alcanza el back-to-back en Le Mans ante los heroes locales Zarco y Quartararo en una carrera marcada or el caos generado por la lluvia, y la decisión del “Flag-to-flag”

Jack Miller (Ducati Lenovo Team) confirmó dos puntos innegociables: su habilidad innata para brillar en mojado y que su importante triunfo en Jerez no era flor de un día. El australiano conquistó una carrera para el recuerdo del Gran Premio de Francia condicionada por el procedimiento flag-to-flag, que no se veía desde 2017.

El australiano suma su segundo triunfo consecutivo del año, en esta ocasión por delante de Johann Zarco (Pramac Racing) y un Fabio Quartararo (Monster Energy Yamaha MotoGP) que recupera el liderato de la general tras resistir ante el asedio final de Francesco Bagnaia (Ducati Lenovo Team).

Salida en seco que desaprovechan los de Yamaha

El propio Miller sacaría a relucir su carta de presentación con una gran salida -en seco- para tomar la cabeza de carrera por delante de Viñales y Quartararo, con Takaaki Nakagami (LCR Honda Idemitsu) liderando un tridente de RC213V completando por la dupla del Repsol Honda Team, Marc Márquez y Pol Espargaró.

El japonés y el de Cervera firmarían un gran duelo de inicio antes de que el ’93’ y su compañero superasen a ‘Taka’ para cerrar el Top 5. Tras ellos, Valentino Rossi (Petronas Yamaha SRT) mantenía un bonito duelo con su compañero, Franco Morbidelli, que acabaría sufriendo una caída en la curva 11 tras una salida de pista después de una maniobra al límite con el ‘Doctor’ y ‘Polyccio’.

En cabeza, el dominio de Miller se vería alterado en la segunda vuelta al ser superado por Viñales. Rins, por su parte, iba a más al superar a Márquez y colocarse 5º a la estela de Nakagami.

El ’93’ parecía sufrir ligeramente en las frenadas, pero todo comenzaría a cambiar con la aparición de las primeras gotas en el pitlane un giro después, cuando Rins alcanzaba la cuarta plaza al superar a ‘Taka’. Bagnaia, por su parte, seguía lejos, concretamente 19º.

Llega la lluvia y empieza el caos

Una vuelta después, Quartararo daría un golpe de autoridad con un doble adelantamiento soberbio en la curva 3, segundos antes de que se abriera el pitlane. Los pilotos ya tenían permiso para cambiar la moto si así lo consideraban oportuno.

Un giro después, la elección estaba cantada. La lluvia comenzaba a arreciar con fuerza, provocando, incluso, una colada de Miller por la grava. Quartararo, Márquez y Rins eran los primeros en pasar por el pitlane, con el ’93’ saliendo primero con su RC213V de lluvia tras un error de cálculo de ‘El Diablo’ en su cambio de moto.

El que no tendría opciones de probar la segunda moto sería Joan Mir (Team Suzuki Ecstar), al irse al suelo segundos antes de que su compañero Rins hiciera lo propio en la curva 4, en su caso con la GSX-RR con configuración de lluvia. Un doble mazazo para el constructor japonés.

Sería en esa misma vuelta cuando la dupla formada por Miller y ‘Pecco’ recibiría su doble ‘long lap’ por exceder la velocidad permitida en el pitlane. Pese a ello, serían capaces de dejar huella en el resto de la carrera.

Marc Márquez quiso pescar en río revuelto

Márquez se encontraba ante una oportunidad única, endosando rápidamente un segundo a Quartararo. La opción de volver a ganar tras su largo parón se antojaba realmente ilusionante para el octocampeón y los suyos.

Rins, por su parte, no tiraba la toalla, y volvía a pasar por boxes a coger la segunda moto, también con ‘setup’ de lluvia.

Con Marc doblando su renta sobre ‘El Diablo’ hasta casi dos segundos, todo se desmoronaría para el ’93’ con un pequeño ‘highside’ en la curva 14 que dejaba en cabeza a Quartararo y Miller.

Miller por la remontada

Con absoluto criterio, Miller cumpliría con su doble ‘long lap’ lo antes posible, cuando ya acechaba al francés, con tal de ceder el mínimo margen posible. ‘Pecco’ también hacía lo propio, aunque en posiciones más retrasadas.

A pesar de cumplir la sanción, Miller se encontraría rápidamente a 7 décimas de su máximo rival por el triunfo, con 15 segundos de renta sobre un Nakagami que saboreaba su primer podio de forma provisional.

Todo se volvería en contra de Quartararo poco después, al recibir una ‘long lap’ por su error al cambiar de moto. Antes de cumplirla, eso sí, Miller ya se había puesto en cabeza en la bajada de la chicane.

Al reincorporarse de su sanción, el francés rodaba a 4 segundos del australiano. Un margen que acabaría siendo letal para sus opciones de reinar en casa. La dinámica, en cambio, era más positiva para Zarco, al recortar medio segundo a Nakagami y opositar al podio con firmeza.

El francés, como Quartararo y Bagnaia, había montado neumático medio trasero, un factor clave con el paso de las vueltas a medida que cesaba la lluvia y la pista amagaba con secarse con la irrupción del sol.

Zarco aprieta para buscar la gloria en Le Mans

Llegados al ecuador de la carrera, los que se despedían eran Miguel Oliveira (Red Bull KTM Factory Racing) y el propio Rins tras sendas caídas en la crítica curva 3. Poco después, Zarco se colocaba en posición de podio al superar a Nakagami con oficio a las puertas de la primera chicane.

El Top 5, en este caso, lo completaba Alex Márquez (LCR Honda Castrol) de forma meritoria tras partir 19º. A pesar de la caída, su hermano Marc no tiraría la toalla en busca de un buen botín, colocándose 12º tras superar a Iker Lecuona (Tech3 KTM Factory Racing) y Luca Marini (SKY VR46 Avintia) a falta de 12 vueltas.

Un giro después, el que se vería obligado a abandonar sería Aleix Espargaró (Aprilia Racing Team Gresini) cuando rodaba 6º al sufrir un problema mecánico que también había dejado previamente fuera de juego a su compañero, Lorenzo Savadori. Un palo para el de Granollers, que volvía a perseguir el mejor resultado histórico de la fábrica de Noale.

Guerra entre compatriotas por el podio

Con 10 vueltas en el horizonte y a menos de 8 segundos de su compatriota, Zarco ponía la directa hacia Quartararo, al recortarle una media de casi 2 segundos por vuelta. En cambio, Márquez se despedía por completo de la carrera con una segunda caída, esta vez en la curva 6, cuando rodaba 2 segundos más rápido que Rossi en busca del Top 10.

Con el paso de las vueltas, a 7 del final, Miller consolidaba 6 segundos de renta sobre un Quartararo ya centrado en el asedio que iba a sufrir por parte de Zarco, que ya estaba a 2 segundos.

Por detrás, Danilo Petrucci (Tech3 KTM Factory Racing), ganador el año pasado con Ducati, asaltaba el Top 5 al superar a Nakagami, mientras Bagnaia sacaba partido de la carrera que había pedido en mojado para ser 7º. Sin embargo, todavía tenía cuerda para seguir escalando.

Un giro después llegaría el hachazo de Zarco a Quartararo, con Miller a más de 7 segundos. Renta suficiente para el australiano pese a los intentos del piloto del Pramac Racing.

Bagnaia por más, pensando en el Mundial

Un par de vueltas después, a 4 del final, Bagnaia alcanzaría el Top 5 al superar a ‘Petrux’ antes de centrar sus miras en Alex Márquez, al que superaría al inicio de la siguiente vuelta exhibiendo un ritmo brutal, más de un segundo y medio más rápido que la anterior vuelta de Quartararo.

Poco después, Petrucci también superaría al menor de los Márquez para ser 5º. La emoción, a falta de la capacidad de Miller para culminar su gesta, se centraba en ver si ‘Pecco’ podía alcanzar el podio.

Con una renta de 8,5 segundos a falta de 3 vueltas, parecía una empresa complicada, aunque el hasta entonces líder lo intentaría hasta el final, tratando de sacar partido del desgaste de la goma delantera del francés.

Sin tiempo para mucho más, Miller sellaría su segundo triunfo consecutivo por casi 4 segundos de renta sobre Zarco, mientras que Quartararo resistiría sobre Bagnaia por apenas segundo y medio para recuperar el liderato, mientras que Petrucci completaría el Top 5 por delante de Alex Márquez.

Ya a medio minuto del ganador, Nakagami sería 7º por delante de Pol Espargaró, mientras que Lecuona batiría a Viñales al sprint, completando ambos el Top 10 por delante de Rossi.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here