Martín se corona ganando desde la ‘pole’ en Styria al subir a lo más alto del podio acompañado por Joan Mir y el líder Fabio Quartararo

Jorge Martín (Pramac Racing) tendrá siempre un pequeño hueco en su corazón para guardar con mimo los recuerdos de un 8 de agosto de 2021 imborrable. El día en el que conquistó su primera victoria en el Mundial de MotoGP.

Un triunfo muy trabajado y que premia su constancia y capacidad de sacrificio para dejar atrás las secuelas de sus múltiples fracturas sufridas en Portimao. 113 días después de aquella caída que cortó de raíz la ilusionante dinámica que arrastraba desde Doha, ‘Martinator’ saboreó la gloria con su primer triunfo al subir a lo más alto del podio del Gran Premio de Styria en compañía de Joan Mir (Team Suzuki Ecstar) y el líder, Fabio Quartararo (Monster Energy Yamaha MotoGP).

Un inicio muy accidentado

La victoria de Martín fue un trabajo de fondo en una prueba que tuvo un momento crítico para todos los pilotos, cuando la carrera fue interrumpida en la tercera vuelta por la aparición de las banderas rojas.

Antes habíamos visto una gran salida de pilotos como Mir, Maverick Viñales (Monster Energy Yamaha MotoGP) o Marc Márquez (Repsol Honda Team), que tuvo un controvertido toque con Aleix Espargaró (Aprilia Racing Team Gresini) al buscar los límites.

Con la carrera plagada de alternativas en las primeras posiciones y la pareja Bagnaia-Mir amagando con escapar, todo se detuvo en seco en la tercera vuelta a raíz de una caída en la curva 3 de Dani Pedrosa (Red Bull KTM Factory Racing), con cuya moto colisionó de forma aparatosa Lorenzo Savadori (Aprilia Racing Team Gresini) desencadenando las llamas en pista. Bandera roja de manual.

Mazazo para Viñales y confirmación de Martín

Pedrosa podría volver a pista en la reanudación tras un retraso de unos 40 minutos, mientras que Savadori quedó fuera, debido a una fractura en el maléolo derecho. En Aprilia esperan que pueda volver a competir en Silverstone.

La parrilla se retomó con la disposición original y a una vuelta menos (27), con el sobresalto de un problema de Viñales, al que se le detuvo la moto a las puertas de la vuelta de calentamiento, por lo que tuvo que partir desde el pitlane. Carrera totalmente hipotecada para él.

Delante, en cambio, Martín volvía a estar a la altura en una nueva salida que dejó un nuevo toque Márquez-Aleix, en este caso condicionado por un lance de carrera con Quartararo.

Miller, de más a menos

A pesar de ser de inicio la principal amenaza de Martín, Jack Miller (Ducati Lenovo Team) iría perdiendo fuelle con el paso de las vueltas, en la línea de Márquez, que cedería muchas posiciones tras una colada.

Mir, por su parte, peleaba sus opciones, aunque veía como el mayor potencial de las Desmosedici GP en términos de velocidad punta se hacía notar en los primeros sectores. Rápidamente, se abriría un margen a partir del Top 5 integrado por Miller, Martín, Mir, Quartararo y Zarco, con ‘Martinator’ tomando la cabeza de carrera en la cuarta vuelta, la misma en la que Mir también daría caza a Miller para ser 2º. Comenzaba la pugna clave de la carrera.

Fuga por la victoria

Vuelta a vuelta, Martín y Mir presentarían sus cartas al triunfo a base de arañar décimas a sus rivales, mientras Quartararo se colocaba en posición de podio al superar a Miller. El duelo entre ambos allanaría el camino a los dos pilotos españoles. Bagnaia, en cambio, veía lastradas sus opciones tras cambiar de neumático para la segunda carrera.

Las mayores opciones de Ducati se centraban en Martín y Miller, ya que Zarco, con el blando trasero, comenzaría a quedarse cortado a falta de 12 vueltas. Dos después, a 10 del final y tras un ‘warning’ a Martín, Miller se iría al suelo en la curva 7 tras amagar con un ataque sobre Quartararo. ‘El Diablo’ afianzaba virtualmente su podio, con Martín y Mir luchando ya en un horizonte demasiado lejano.

La sangre fría de ‘Martinator’

Con el guion muy claro en las últimas vueltas, Martín no perdonaría, gestionando a la perfección una renta ligeramente superior al medio segundo. Mir era capaz de recortar en los últimos parciales, pero los primeros marcaban la diferencia para el rookie.

Con más de un segundo de ventaja en los últimos 5 giros, el madrileño no fallaría para amarrar su primera victoria con mucha frialdad y sin cometer errores, subiendo a lo más alto del podio junto a Mir y un Quartararo que sale muy reforzado en un circuito propicio para Ducati y KTM.

La cuarta plaza final sería para Brad Binder (Red Bull KTM Factory Racing) tras una remontada brillante, mientras que Takaaki Nakagami (LCR Honda Idemitsu) se impondría a Zarco al sprint para ser 5º y colocar a 5 fabricantes distintos en el Top 5 por tercera vez en la era MotoGP tras los precedentes de Catalunya 2007 y Brno 2008.

Por detrás, Alex Rins (Team Suzuki Ecstar) concluyó 7º, mientras que Márquez salvó la octava plaza encimado por su hermano Alex (LCR Honda Castrol) y un encomiable Dani Pedrosa, finalmente Top 10 al sacar partido de una sanción de 3 segundos a Bagnaia por exceder los límites.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here