Márquez logra su séptima victoria en Austin con una sólida actuación que le permite subir a lo más alto del podio junto a Quartararo y Bagnaia

El regreso del Mundial de MotoGP al Circuito de las Américas no podía tener un final más feliz para Marc Márquez (Repsol Honda Team). Digno de un cuento de hadas, el guion del fin de semana tenía deparado para el domingo el mejor desenlace posible para el ’93’.

Partiendo en primera fila después de 441 días, Marc protagonizó una carrera perfecta, de principio a fin, que le permitió cosechar su séptimo triunfo en el trazado estadounidense.

El Retorno del Rey de COTA

Tras ver rota su hegemonía en 2019 con el triunfo de Alex Rins (Team Suzuki Ecstar), Marc vuelve a recuperar su estrella de sheriff. Desde lo más alto del podio del Circuito de las Américas, luciendo el característico sombrero local, el piloto de Cervera estuvo acompañado por los dos candidatos al título, Fabio Quartararo (Monster Energy Yamaha MotoGP) y Francesco Bagnaia (Ducati Lenovo Team) tras una competitiva carrera de ambos.

Un rodillo de principio a fin

Tardó muy poco Marc en imponer su ley, firmando una gran salida que le permitió colocarse en cabeza, con Quartararo, Rins, Bagnaia y Jorge Martín (Pramac Racing) siguiendo su estela en un primer momento. Takaaki Nakagami (LCR Honda Idemitsu), que exhibía un interesante ritmo de carrera a lo largo del GP, se vería apeado de inicio al irse al suelo en la curva 12 de la segunda vuelta.

Situación inversa a la de Jack Miller (Ducati Lenovo Team), toda una sensación desde el viernes, que partía 10º y rápidamente se asomaba al Top 5. Rins y Martín acaparaban los focos al pugnar por el podio, mientras Márquez seguía a lo suyo para cimentar una escapada muy trabajada en un trazado talismán.

Martín, con ganas de reivindicarse

Tras ver a Enea Bastianini (Avintia Esponsorama) recortando distancias en la carrera por el Rookie del Año con su último podio en Misano, ‘Martinator’ anhelaba dar un golpe sobre la mesa.

Mientras su compañero, Johann Zarco, se iba al suelo en la primera curva de la quinta vuelta, el español comenzaba a enseñarle la moto a Quartararo en la recta. Era capaz de todo. Miller, por su parte, superaría a Bagnaia, ofreciendo una buena rueda a su compañero en busca de acercarse a los dominios de ‘El Diablo’. Poco después, también dejaría atrás a Rins. Sin embargo, su actuación iría de más a menos.

La estrategia del sheriff

Entrados en la séptima vuelta, Márquez aventajaba en un segundo a sus más inmediatos perseguidores. Lejos de una fuga de manual, el de Cervera gestionaría la situación para apretar en determinados momentos concretos en una estrategia menos convencional y más sorpresiva.

Consciente de estar obligado a reaccionar, Bagnaia pasó a Rins en el ecuador de la carrera para ser 5º, sacando todo el partido de la mayor velocidad punta de la GP21 en la recta. Un par de vueltas después, ‘Pecco’ aprovecharía el gesto de compañerismo de Miller para ganar una nueva plaza y ser 4º, tratando de recortar metros a Martín en busca de un podio vital.

La lucha final por el podio

Con Márquez y Quartararo con sus posiciones prácticamente blindadas, la pugna por el podio entre Martín y Bagnaia asomaba como el gran foco de interés. Pese a gozar de más de un segundo de renta sobre el italiano, el rookie español acortaría su trazada en la primera chicane, dejando a ‘Pecco’ literalmente encima.

Había perdido un margen precioso, pero no escaparía de la sanción de Long Lap Penalty por acortar la trazada, y, tras verse superado por el italiano a falta de 3 vueltas, esperaría a la última para cumplir con la sanción, regresando 5º justo tras Rins. En el horizonte, con más de 4 segundos de renta sobre Quartararo, Márquez amarraba una victoria muy merecida en COTA, en el podio nº 450 de Repsol Honda en la categoría reina.

Incidente final y resto del Top 10

Márquez, Quartararo y Bagnaia coparían las plazas de podio, con Rins y Martín integrando el resto del Top 5, mientras que Bastianini confirmaría su gran estado de forma al ser 6º, manteniéndose muy cerca de ‘Martinator’ en la lucha por el Rookie del Año.

La séptima plaza, no sin polémica, sería para Miller, después de una sanción de una posición impuesta a Mir, tras un toque entre ambos en la última vuelta que hizo saltar chispas entre ambos. Las dos últimas plazas del Top 10 serían para Brad Binder (Red Bull KTM Factory Racing) y su antiguo compañero Pol Espargaró (Repsol Honda Team).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here