Viñales se alza vencedor en la primera carrera del año de MotoGP tras contrarrestar el empuje de las GP21 y la remontada de las Suzuki

El sol se escondió bajo el abrigo del desierto de Qatar y la renovada iluminación del Circuito Internacional de Losail mostró todo su esplendor para acoger este domingo una primera carrera del año de MotoGP que no dejó a nadie indiferente.

Con el descenso de las temperaturas y la entrada en escena del ‘factor viento’, el guion de la primera batalla de 2021 comenzó a tambalear, tanto o más que un claro favoritismo de Ducati que se iría atenuando ante el empuje de la mayoría de fabricantes.

Después de 22 intensas vueltas y un auténtico aluvión de alternativas, Maverick Viñales (Monster Energy Yamaha MotoGP) acabaría saboreando la victoria por delante de las GP21 de Johann Zarco (Pramac Racing) y ‘Pecco’ Bagnaia (Ducati Lenovo Team).

Las Ducatis disparadas hacia la primera curva

Nada hacía presagiar el desenlace favorable de la carrera para Viñales después de la abrumadora exhibición inicial de Ducati. Jack Miller (Ducati Lenovo Team) no iba de farol cuando el sábado aventuraba que alcanzaría las dos primeras plazas en la primera curva tras partir 5º.

Lo que no muchos esperaban es que también siguieran su estela tanto Zarco como su compañero, el rookie Jorge Martín, que se colocó entre los 4 primeros pese a partir 14º. ‘Martinator’, eso sí, se iría diluyendo con el paso de las vueltas.

Tras la salida y el golpe moral del póquer de Ducati en cabeza, seguirían sus pasos de inicio Aleix Espargaró (Aprilia Racing Team Gresini), Fabio Quartararo (Monster Energy Yamaha MotoGP), Valentino Rossi (Petronas Yamaha SRT) y el propio Viñales, con Pol Espargaró (Repsol Honda Team) y Alex Rins (Team Suzuki Ecstar) completando el Top 10 provisional seguido por el compañero de Rins y vigente campeón mundial, Joan Mir.

El balear también estaba llamado a cuajar una remontada titánica, aunque faltaba mucho para ello. Una vez más, sería el paso de las vueltas el factor determinante que jugaría a favor de la GSX-RR.

KTM inicia 2021 con mal pie

El que se vería apeado de la lucha de inicio sería Danilo Petrucci (Tech3 KTM Factory Racing) al irse al suelo en la primera vuelta. Un nuevo golpe para KTM en un fin de semana muy discreto que siguió la línea ya establecida en el Test Oficial.

Mejor le iba, en cambio, a Bagnaia, capaz de abrir un primer margen de 7 décimas en cabeza. La suerte de los italianos de la parrilla, en todo caso, era claramente dispar. Al margen del infortunio de ‘Petrux’, también sorprendía el desplome de Franco Morbidelli (Petronas Yamaha SRT), que caía casi a la cola del Top 20 de forma inesperada. Una cuesta abajo que también experimentaría su compañero, Valentino Rossi, con el paso de las vueltas.

Pese al potencial de la GP21, Martín sería incapaz de aguantar el ritmo de los más rápidos en su primera carrera en la categoría reina y en la tercera vuelta se vería superado tanto por Quartararo como por Viñales, que completaban el Top 5 tras el tridente de cabeza de pilotos Ducati.

Un giro más tarde, Mir superaba a Rossi en la frenada de la primera curva para ponerse 8º. La remontada del ’36’ comenzaba a tomar forma, al tiempo que todos los pilotos punteros exhibían un buen ritmo a pesar de las fuertes rachas de viento que soplaban en el trazado catarí.

Las GP21 empiezan a hacer agua

El empuje inicial de las Desmosedici GP no opacaría el despertar de las Yamaha, cuyos pilotos comenzarían a presentar sus credenciales al podio a partir de la quinta vuelta, justo después de que Viñales marcara el nuevo récord de vuelta rápida en carrera: 1:54.625.

Todo un aviso a navegantes. En cabeza, sin embargo, ‘Pecco’ podía presumir ya de disponer de un segundo de renta sobre Zarco. Por desgracia para las Balas de Bolonia, tras ellos comenzaba a cocerse una particular ‘conjura’ entre sus rivales. Rins movía ficha para superar a Martín en la curva 6 y se metía de lleno en la pelea. Lo mejor estaba por llegar para él.

Poco después, Bagnaia comenzaría a apretar para acechar a Bagnaia, sacando una mínima renta de medio segundo a Miller, Quartararo y Viñales. ‘El Diablo’ tardaría muy poco en mostrar la rueda al australiano, antes de consumar su adelantamiento en el sexto giro de la carrera.

Uno más tarde, Honda encajaría un primer golpe con la caída de Takaaki Nakagami (LCR Honda Idemitsu) en la curva 9. Las expectativas de arañar un botín interesante por parte de la marca del ala dorada empezaban a concentrarse en la figura de Pol Espargaró.

Viñales cobra protagonismo

Varias curvas después, Viñales pasaba también a Miller y Yamaha confirmaba su seria amenaza sobre Ducati, con Quartararo acechando también a Zarco. Por si fuera poco, las Suzuki también llegaban con su sello propio. Como siempre, yendo claramente de menos a más.

Cumplidas las 10 primeras vueltas, el grupo delantero comenzaba a reagruparse de forma muy vistosa. Una bendición para el espectador y, quizá, toda una tortura para buena parte de los pilotos y sus respectivos técnicos.

Al llegar a la vuelta 11, Viñales ya había dado algún aviso a su compañero Quartararo y sería entonces cuando le daría caza a final de recta para colocarse 3º. Rins, por su parte, también comenzaba a ser un quebradero de cabeza para un Miller que empezaba a dar síntomas de debilidad.

El inconformismo de Viñales quedaría evidenciado poco después, apenas una vuelta más tarde, cuando superaría también a Zarco para situarse 2º. Al mismo tiempo, Rins superaba a Quartararo para ser 5º, aunque toda la atención se centraba en el ritmo de Maverick para erigirse también como una seria amenaza para ‘Pecco’.

“Mack vs. Pecco” por la punta de la carrera

La batalla a múltiples bandas y el particular duelo entre Viñales y Bagnaia comenzaría a ser muy beneficiosa para otros pilotos inicialmente cortados como el propio Mir, Aleix e, incluso, ‘Polyccio’. El ’44’ se confirmaría como gran esperanza de Honda en Losail, especialmente tras una nueva caída de una RC213V, en este caso pilotada por Alex Márquez (LCR Honda Castrol), víctima de un incidente en la curva 4.

De nuevo por delante, Rins asestaba un nuevo golpe a las Balas de Bolonia al colocarse 4º tras dar caza a Miller, que se la devolvería a final de recta. Sin embargo, la debilidad de ‘Jackass’ había quedado al descubierto, y poco tardarían sus rivales en sacar partido de dicha circunstancia.

Mientras diversos pilotos se batían en pasionales maniobras cuerpo a cuerpo, Mir seguía con su sello propio, arañando centésimas en silencio, para recuperar 4 décimas a Bagnaia en la última vuelta.

Acreditaba, así, que tenía ritmo de podio. Restaban 8 vueltas para el final y sería entonces cuando Viñales asestaría su golpe a ‘Pecco’ para tomar la cabeza de carrera. Lejos de ser un espejismo, el de Roses consolidaría su maniobra al resistir ante la velocidad punta de la GP21 en la siguiente recta. ¿Podría abrir un preciado hueco?

Mir monta la amenaza

Rodando 6º, Mir lograba endosar 4 décimas a Miller con 7 vueltas por delante. Su asalto a las plazas de podio parecía cuestión de tiempo. En efecto, en esa misma vuelta daría el zarpazo al australiano para colocarse 5º dentro de un grupo bastante comprimido de 8 pilotos al que también comenzaba a llegar el propio Pol.

El escenario final de la carrera se presumía vibrante, aunque Viñales se encargaría de dar cierto respiro a los suyos a medida que consolidaba una ventaja que se elevaría paulatinamente hasta el segundo a falta de 4 vueltas. Antes, Zarco había superado a Bagnaia, también asediado por las Suzuki, para erigirse como la amenaza final de ‘Top Gun’ en su búsqueda del triunfo.

Tras superar a Rins a falta de 5 vueltas, Mir iría arañando metro a metro sobre Bagnaia para ultimar su asalto a las plazas de podio. Una vuelta después, el margen sobre el italiano caía en picado. Estaba totalmente encima.

Al mismo tiempo, el campeón tomaba aire respecto a su compañero de equipo, ya que Rins se veía superado inesperadamente por Quartararo a falta de 3 vueltas. Por detrás, Pol asestaba el golpe definitivo a Miller para ser 8º, consumando el derrumbe del australiano con el paso de las vueltas.

Mir tampoco tardaría en mover ficha de nuevo para superar a Bagnaia y poner sus miras en Zarco. Tras partir 10º, el campeón volvía a exhibir su mejor versión.

Viñales administra y Mir quiere podio

Las dos últimas vueltas confirmarían que la voracidad del ’36’ sigue intacta. Con Viñales disfrutando de una cómoda posición en cabeza, Mir apretaría los dientes para lanzarse con todo a por Zarco, al que conseguiría dar caza, finalmente, en la penúltima curva de la última vuelta.

Sin embargo, la mayor velocidad punta de la GP21 se aliaría con el francés para devolver la moneda al campeón, que también sería superado en la larga recta por el propio Bagnaia. Un desenlace cruel para Joan, que, en todo caso, salió reforzado moralmente por su capacidad por batallar con todos y ser extremadamente competitivo con su moto en un circuito adverso para la GSX-RR.

Viñales saboreó su primer triunfo del año por delante de las Ducati y llevó el delirio a la familia de Yamaha, que también pudo extraer conclusiones positivas del Top 5 de Quartararo, a falta de examinar los problemas de Rossi y Morbidelli, 12º y 18º, respectivamente.

Tras ‘El Diablo’ finalizó 6º Rins, seguido por los hermanos Espargaró, Aleix y Pol, con Miller cerrando el Top 10 junto al mejor de los rookies, Enea Bastianini (Esponsorama Racing).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here