Quartararo lleva a Yamaha a ganar en una de las carreras más reñidas de la historia en Doha por delante del dúo del Pramac Racing

La parrilla de MotoGP volvió a deleitar este domingo en el Circuito Internacional de Losail con una de las carreras más ajustadas que se recuerdan, con el Top 15 más reñido jamás visto, en tan solo 8,928 segundos.

El guion de la prueba volvió a ser similar al de la anterior carrera, con el favoritismo de las Ducati debido a su velocidad punta y una gran remontada de sus rivales, en especial los pilotos de Yamaha.

En este caso depositando sus mayores esperanzas en la figura de un sublime Fabio Quartararo (Monster Energy Yamaha MotoGP) que se alzó ganador ante la dupla del Pramac Racing, donde Johann Zarco se erigió como nuevo líder al ser 2º por delante de su compañero, Jorge Martín, que saborea su primer podio sacando el máximo partido de su histórica ‘pole’.

Martín quiere imponer su ley desde el inicio

‘Martinator’ tardó apenas unos metros en corroborar que su gran ‘qualy’ no era un espejismo. Su inmaculada salida puso en alerta a todos sus rivales, que entendieron que no iba a ser sencillo dar caza al joven piloto de San Sebastián de los Reyes.

También arrancaron como un ciclón las Suzuki de Alex Rins y Joan Mir junto a un entonado Aleix Espargaró (Aprilia Racing Team Gresini) y un espectacular Miguel Oliveira (Red Bull KTM Factory Racing) que recordó a la gran salida protagonizada por el propio Martín la pasada semana, ya que el portugués, que partía 14º, se colocó a las puertas de las plazas de podio.

Con Martín liderando la prueba por delante de Zarco y Aleix, tampoco había que perder de vista el paso atrás de las Yamaha, donde destacaba la mala salida de Maverick Viñales (Monster Energy Yamaha MotoGP).

Ambos pasaban a completar las últimas plazas del Top 10 provisional, por delante, eso sí, de un ‘Pecco’ Bagnaia (Ducati Lenovo Team) que no había logrado maravillar con su GP21 en los primeros metros.

Rins tardaría poco en mover ficha para superar a Oliveira y encimar a Aleix, mientras que en la parte trasera, también sorprendía la RC16 de Brad Binder al seguir los pasos de su compañero Oliveira para ganar 8 plazas y entrar rápidamente en el Top 10 tras partir 18º dando problemas a ‘Pecco’.

Movidas al límite: La sazón de la carrera

Las GP21 del equipo de fábrica tardarían poco en reaccionar, mientras Quartararo daba un primer susto al ser adelantado por Joan Mir en una maniobra ligeramente al límite en la curva 6.

Poco después, en la tercera vuelta, Rins firmaba un gran movimiento por el interior para colocarse 3º al superar a Aleix, al tiempo que Oliveira era capaz de mantenerse 5º por delante de Mir y de la pareja de Bagnaia, Jack Miller.

Una vuelta después, sin embargo, el portugués sería superado por Mir, y metros más tarde Rins hacía lo propio con Zarco, aunque el francés le devolvería la jugada a final de la siguiente recta sacando el máximo partido del potencial de su moto, un guion que se repetiría de forma frecuente como ya vimos en el anterior GP.

Suzuki nunca había subido al podio en Losail y su dupla quería asaltar la historia esta vez. Una empresa difícil, pero no imposible. Lejos de amilanarse, Rins seguiría el ritmo del cuerpo a cuerpo con Zarco con la misión de irse a por Martín, que tan solo ostentaría un par de décimas de margen sobre su compatriota alcanzada la sexta vuelta.

Rins trata de romper la hegemonía de las GP21

El ’42’ empezaría a mostrarle la moto al rookie, pero una vuelta más tarde se vería de nuevo superado por Zarco a final de recta. Una maniobra balsámica para la estrategia de Martín, que podía seguir tirando en cabeza sin temor de ser superado, ya que todo hacía pensar que su compañero se sentía cómodo ante dicho escenario.

Tras ellos, Bagnaia alcanzaba el Top 5 en la octava vuelta al superar a Mir mientras ponía sus miras en Aleix. La estrategia de ‘Pecco’ invitaba al optimismo al ser diametralmente opuesta a la del GP anterior, yendo claramente de menos a más para conservar las gomas. Por delante, Rins volvía a ser 2º al superar a Zarco en la curva 10.

Rins lograría consolidar su posición sobre Zarco a final de recta y comenzaría a asediar de nuevo a Martín, pero apenas una vuelta más tarde, cumplidas ya diez de una carrera apretadísima, volvería a ser superado por Zarco.

Las Suzuki no conseguían asestar su golpe definitivo lastradas por una menor potencia, y los problemas también se acumulaban para Mir al verse superado por Bagnaia, que también ganaba otra posición en detrimento de Aleix Espargaró.

Por el contrario, Viñales comenzaba a exhibir un ritmo constante muy interesante, aunque tan solo le valía para cerrar el grupo de 9 pilotos ligeramente escapados, con casi 2 segundos de renta sobre Binder.

Miller y Mir al absoluto límite

Se cumplía el ecuador de la carrera y ‘Pecco’ también comenzaba a sentir el aliento de Miller, al tiempo que Rins sufría un susto en la curva 9 ante el que reaccionó con maestría para domar su GSX-RR.

Un giro más tarde, a diez del final, Bagnaia superaba a Rins a final de recta, aunque el mayor duelo Ducati-Suzuki lo encarnaban Miller y Mir tras un doble incidente controvertido.

Primero, con un toque del español en la curva 10 y, varios metros después, en la curva previa a la recta de meta, con un toque de ‘Jackass’ sobre el actual campeón encima del piano. Una maniobra muy al límite que no sería castigada tras ser investigada. En todo caso, el incidente ya les hacía perder un par de posiciones valiosas.

Para entonces, Martín seguía liderando ante Zarco y ‘Pecco’, que endosaba 4 décimas a un Rins que controlaba los movimientos de Quartararo. Aleix se mantenía 6º acechado por Miller, Viñales y Mir. Tras el 36′, ahora a solo 8 décimas, comenzaban a recortar distancias Pol Espargaró (Repsol Honda Team), Binder y otra serie de pilotos como el vigente campeón mundial de Moto2, Enea Bastianini (Avintia Esponsorama).

Fabio empieza a engranar su victoria

Una vuelta más tarde, la actuación de Quartararo alcanzaría una nueva dimensión al colocarse 4º al superar a Rins. Lo mejor estaba por llegar, ya que el catalán le devolvería la moneda, pero el francés volvería a imponerse. Un duelo limpio y ciertamente espectacular.

El asedio de ‘El Diablo’ iría a más paulatinamente, firmando otro capítulo clave a falta de 6 vueltas, a final de recta, cuando ‘Pecco’ se colaría ligeramente tras tratar de resistir ante la presión del francés y su frenada tardía.

‘Polyccio’, en cambio, perdía fuelle al colarse más claramente a final de recta y pasar a ser 13º. En cambio, Viñales comenzaba a mover ficha para posicionarse en torno a las plazas de privilegio.

Quartararo con el golpe final

Con tan solo 5 vueltas por disputar, Martín seguía amarrando la primera posición, en un momento de la carrera en el que la atención recaería en un gran duelo de Quartararo con Miller.

No contento con ello, el francés activaría el ‘modo rodillo’ para lanzarse a por la cabeza de carrera, llegando, incluso, a superar al propio Martín en una frenada apoteósica.

Muy pronto le quedaría claro que debería volver a la carga, ya que el español volvería a exprimir su GP21 en la recta para recuperar el liderato, aunque el francés le devolvería la acción instantes después, mientras Viñales trataba de hacer lo propio con Zarco, encadenando ambos sendos adelantamientos que acabarían jugando a favor del francés.

Cuatro décimas separarían a Quartararo de Martín a falta de 3 vueltas. Un margen inesperado que daba alas a las opciones de victoria del francés. Por detrás, Rins pasaba a la quinta posición y apuntaba hacia Viñales tras superar a un Miller que empezaba a quedar descabalgado de la pelea.

Unas últimas vueltas de infarto

Por si fuera poca emoción, Maverick recibía un ‘warning’ por exceder los límites de la pista. Cualquier error podría ser fatal. A falta de dos vueltas, la renta de Quartararo crecía hasta las 6 décimas, mientras que Rins pasaba a disfrutar de un segundo de margen sobre Bagnaia y Miller. Con ese escenario llegaríamos a la última vuelta de una de las carreras más abiertas de todos los tiempos.

Con sus 6 décimas consolidadas en el penúltimo paso por meta, Quartararo caminaría con firmeza hacia la victoria, mientras Martín y Zarco también ganarían unos preciados metros en busca de pugnar entre ambos por las plazas de podio.

Tras ellos, Rins también entraría en acción para superar a Viñales y ganar una plaza clave en la carrera por los primeros puestos de la general, algo que también haría su compañero Mir al superar a Aleix.

La victoria de Quartararo ya era virtual, aunque el desenlace de la prueba aún depararía el adelantamiento de Zarco a Martín en el último sector, mientras que Rins resistiría el asedio final de Viñales para adjudicarse la cuarta plaza por tan solo 22 milésimas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here