En esta ocasión tengo a oportunidad hacer la prueba a una moto mítica desde su nacimiento, con una gran historia detrás de ella. No es otra que la Suzuki Katana.

Por: Oscar Gómez Almendro
Twitter: @oscarmotogp

Casi cuarenta años después tenemos la suerte de presenciar el resurgir de todo un icono de las motos. La Suzuki Katana es un espíritu que ha permanecido en la memoria de muchos y ahora regresa totalmente renovada.

La base de esta moto es la S1000 que probamos hace algunos meses. Eso sí, con algunos retoques estéticos y algo más llevando el concepto de la GSX-RS1000 un paso más allá. Es una moto solo apta para sibaritas nostálgicos.

“Un musculoso motor de cuatro cilindros, 1.075 cc y 107 CV. Dos escapes y una velocidad tope, que por el entonces era de vértigo, de 238 Km/h.”

Se mantienen en su diseño las líneas rectas y curvas, muy originales y personales. Se trata de una moto retro con todo lo que una moto actual demanda, asi que los “samuráis” que esperaban su llegada están de enhorabuena.

Ya por 2017 se vieron los primeros concept en el EICMA, donde se veían las intenciones de Suzuki. Y fue en el INTERMOT del año siguiente cuando se pudo ver cómo sería el renacer de la mítica moto.

Las cifras y componentes que utilizó la original Katana en los 80, eran para entonces de lo último. Un musculoso motor de cuatro cilindros, 1.075 cc y 107 CV. Dos escapes y una velocidad tope, que por el entonces era de vértigo, de 238 Km/h.

Prueba Suzuki Katana: El renacer del Samurai

Para la nueva Katana del siglo XXI Suzuki ha optado por usar la base de la S1000. Motor de 999 cc y 147 Cv que tienen más que probado y es garantía de éxito. 6 velocidades y un escape 4 en 1. Chasis de doble viga de aluminio, con un basculante reforzado.

Delante monta horquilla invertida Kayaba de 43 mm regulable y un mono amortiguador trasero de la misma marca, el cual podemos ajustar en precarga y presión.

“Una pieza de aluminio directamente montado al basculante, le hacen tener un aspecto muy espectacular”

La seguridad activa tampoco la han dejado al azar, ya que en la frenada no se han quedado cortos. Pinzas radiales Brembo, tanto delante como detrás. El tren delantero monta dos discos de 310 mm en cuatro pistones por pinza y ABS, el trasero es de un solo pistón y ABS.

Prueba Suzuki Katana: El renacer del Samurai

Las llantas son de 17 pulgadas. Esto unido al porta matriculas de la moto que es una pieza de aluminio directamente montado al basculante, le hacen tener un aspecto muy espectacular, dejando el colín de la moto como protagonista.

La iluminación es toda LED, tanto intermitentes como foco. La pantalla de instrumentos es un LCD en el que lo primero que nos saldrá será el logo de Katana, un cuadro bastante diferente al de la S1000. En él, vemos toda la información necesaria. Desde la marcha engranada, el modo de conducción, si está actuando el control de tracción, velocidad, etc.…

La nueva Katana trae todo el arsenal que los de Hamamtsu tienen disponible en sus hangares en cuanto a electrónica.

Con un montón de asistentes como son el Suzuki Dual Throttle Valve (SDTV) que viene siendo un sistema para mejorar la combustión y la entrega de potencia. El Suzuki Easy Start System (SESS) que te ayudará a controlar a la bestia en las arrancadas. El Low RPM Asisst (LRA) te ayuda a no calar la moto fácilmente, entre otras.

El puntual pasajero ha sido tratado algo mejor que en el caso de su hermana, donde encontrábamos un asiento algo estrecho y duro. Es algo más amplio y con un acolchado mayor, además el tapizado en dos colores le da un toque muy elegante y remata la estética.

“Las curvas las enlaza con total soltura y deseas que no terminen nunca”

En cuanto a las dimensiones, no es una moto excesivamente grande ni pesada. Si es cierto que en lleno llega hasta los 215 kg y una longitud total de 2125mm, el depósito de combustible se dará por satisfecho con 12 litros. No es demasiado, pero esta moto no está pensada para largos recorridos.

Nos ponemos en marcha, lo primero de todo que notaras en que los CV van al puño derecho en cuanto lo retuerzas un poco, es inmediata su respuesta. El manillar es más alto que el de la S1000 y monta un pequeño parabrisas negro, más estético que efectivo.

Prueba Suzuki Katana: El renacer del Samurai

Se nota en movimiento a baja velocidad algo más pesada que su hermana. Aunque es cierto que en cuanto eleves un poco el ritmo notaras que esta pesadez desaparece, sobre todo en carreteras reviradas, donde más la disfrutarás.

Las curvas las enlaza con total soltura y deseas que no terminen nunca. Teniendo en cuenta la contundencia del motor y de los frenos, podrás exigirle lo que quieras que ella responderá. Es una moto muy estable y nunca te saldrás de la línea de la trazada buena.

En cuanto a su utilización diaria, es una buena compañera en trayectos cortos. Además para circular por ciudad su manillar más amplio y la colocación de sus espejos le hacen moverse con soltura.

Que no te engañe el nombre. Aunque será el renacer de una moto de hace algunos años, de aquella moto quedan las líneas básicas del diseño y poco más. Su contundencia y sus componentes de calidad la dejan a la altura de cualquier moto de este segmento.

Acá pueden ver las diferentes pruebas de motos que hemos realizado en MotoNoticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here