Probamos un modelo de BMW muy esperado y que ha creado muchas expectativas desde el mismo momento que se supo que saldría a la venta. Es la BMW R18, una moto de línea clásica, con un corazón “monstruoso” bóxer de nada menos que 1.800 cc.

Por: Oscar Gómez Almendro
Twitter: @OscarBikeGP

Esta BMW a simple vista es una Cruiser, una moto larga, baja y con una personalidad muy marcada, es de esas motos que se llevan todas las miradas detrás, de ello todo el mérito es de su sencillez, cromados y una estética retro que nos retrotrae a otros tiempos, a modelos como la BMW R50.

Ya BMW hace años que tuvo la inspiración de entrar en el segmento de las cruiser, muy recordada es sin duda su R 1200 C, eran finales de los 90, allá por 1997 cuando los alemanes decidieron hacer la presentación de esta moto, la cual llevaba en sus planes desde 1993, cuando comenzaron su diseño.

La moto no podía tener mejor presentación que en la gran pantalla, fue la moto utilizada por el agente secreto más famoso del celuloide, James Bond, 007, en el film “El mañana nunca muere”, en ella Pierce Brosnan, se enfrascaba en una espectacular persecución circulando, incluso por los tejados de una ciudad.

Las antecesoras de la BMW R 18 son la R 50 y la R 1200 C

En el caso de ls R1200C se utilizó el motor de las RS de entonces el cual era de 1100cc bóxer, se le subió un poco la cilindrada y se le montó una novedosa inyección electrónica, en el caso de la R18 el motor es totalmente nuevo, un Big Boxer de nada menos que de 1800 cc, un verdadero monstruo con un par en bajos, simplemente increíble.

Era una moto muy esperada y no ha defraudado,  en su marcador tienes impresas dos palabras que  nos dan la esencia de la misma  “BERLIN BUILT”, sin más, una moto neta alemana, con todos los rasgos clásicos que a todos se nos viene a la cabeza al pensar en una moto alemana de la 2ª guerra mundial.

En cuanto a cifras es sobresaliente, además del motor, verdadero protagonista de la moto, hablamos de una moto con inyección electrónica secuencial con válvulas de mariposa, 91 Cv de potencia con un par de 158 Nm a tan solo 3.000 revoluciones, transmisión por cardan, el cual está a la vista.

El bastidor es tubular de acero de doble bucle, pintado totalmente de negro, con una horquilla delantera telescópica hidráulica, con 49 mm de grosor y una extensión de 120mm, la frenada delantera para parar esta moto de 345 Kg de peso, confía en dos discos de 300mm y cuatro pistones.

La suspensión trasera monta un basculante de doble brazo de acero de 90mm de recorrido y de tipo Cantilever, el cual monta BMW en algunos modelos, la frenada, para “ayudar” a la mordida delantera, tenemos atrás un único disco, esos sí de igual diámetro que los delanteros, también con 4 pistones.

En cuanto a dimensiones, la moto es muy muy larga y muy muy baja, 2.440mm de longitud máxima y el asiento se encuentra a tan solo 690 mm del suelo, lo que te ayudará a las maniobras en parado, bueno eso te ayuda pero algo que es imprescindible en este tipo de moto, es la marcha atrás, la R18 monta un motor eléctrico que te ayuda en esas maniobras.

Con el equipamiento, que no te engañe su sencillez a simple vista, con un cuadro “sencillo” encontraras en el todo lo que necesitas, así como modos de conducción diferenciados para cada situación, monta también los puños calefactables,  control de tracción, recordatorio de revisiones, parciales, etc….

Pero vamos a las sensaciones, como comentaba antes, lo primero que te cautiva es su estética de MOTO, una enorme y clásica imagen que oculta la tecnología que los de Baviera han instalado en ella, te plantas en su cómodo asiento y te vs haciendo a la idea de lo que se te viene encima.

Probé el modelo equipado con asiento doble, pero es cierto que el pasajero no está también tratado como el piloto, te encuentras con un manillar muy acho y si tu estatura está por debajo de 1,70, te darás cuenta de sus grandes dimensiones cuando trates de recoger la pata de cabra, es larguísima y se va muy muy lejos de tu pie, una para descomunal para una moto descomunal.

Vamos a arrancarla, le damos al botón de arranque, ya que la llave ya la ha detectado la centralita y está en marcha, en el momento que el Big Boxer toma vida, lo hace para despertare de tu ensimismamiento, la sacudida del bicilíndrico es brutal, la moto se estremece y comienzas a darte cuenta de lo que llevas debajo.

Cierto es que esta moto la podrás conducir con el A2, pero no sé si es la mejor opción para alguien que comienza en el mundo de las motos, por peso y sobre todo por par, pero si eres nuevo usuario de este carnet y te animas, ojo con el empuje del motor.

Me pongo en marcha y una vez hecho a la respuesta del motor te das cuenta que la postura de las piernas es muy diferente a otras motos del segmento, la postura es realmente cómoda, con las rodillas flexionadas con una postura muy similar a ir en un scooter.

El uso inter urbano se puede complicar un poco por la dimensiones, el manillar es amplio y el andar entre el tráfico no siempre es fácil, recuerda si paran los retrovisores pasan los cilindros, además el ángulo de giro es correcto pero algo justo en según qué situación.

Aquí es donde comenzamos a ver los modos de conducción y su utilidad en cada caso, ya que el comportamiento del motor es muy diferente en cada uno de ellos, son ayudas electrónicas que vendrán muy bien si las condiciones climáticas cambian.

Video cuadro

En el caso de la R18 tenemos tres modos ROCK, ROLL y RAIN, ordenados de menos a más intrusión electrónica, recordad que esta moto cuenta con sistemas de frenado combinado. Un sistema anti derrape (ASC), un control de salida en pendiente (HSC) y acelerador electrónico.

Una vez fuera de la ciudad la BMW R18 saca todo su alma Cruiser, le encantan las carreteras comarcales de buen asfalto, eso sí ojo a las glorietas, las estriberas están muy cerca del suelo y tocas con los avisadores que monta es más fácil de lo que parece, en este terreno es donde mejor la disfrutaras y donde podrás lograr el consumo de 5,7 L/100Km que declara BMW.

“No es una moto para llegar rápido a un lugar, sino para disfrutar de la ruta”

Las velocidades altas no son amigas de esta moto, el aire teda de lleno, para bien o para mal, pero está pensada para disfrutar de las carreteras y lo importante no es el punto de destino sino la ruta hasta él, el velocímetro puede llegar hasta los 180Km/h pero a velocidades legales es muy cómoda.

Toda moto tiene algunos aspectos en los que se puede mejorar, esta R18 no tiene muchos, pero los tiene, uno de ellos es el precio, sus algo más de 24.000 € no son para todos los bolsillos, se podrían mejorar un poco la vibraciones del motor, pero esto no va a ser fácil ya que su gran tamaño es lo que tiene y se podrían mejorar un poco las suspensiones.

Eso sí lo mejor de esta moto es, sin duda, su estética, comodidad y un consumo que sorprende con una moto de este tamaño, un toque que ayuda mucho es la ya comentada marcha atrás eléctrica.

En general una gran moto que te hace sentir realmente diferente, con la que disfrutarás cada momento al 100%, sencilla pero espectacular.

Recuerda que puedes paras por cualquier concesionario de BMW y todos sus agentes estarán encantados de sacarte de cualquier duda que tengas sobres este modelo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here