Un lunes más llegan las Ráfagas de Oscar, y esta vez aprovechando el descanso de MotoGP, le llamó la atención un tema que está poniéndose muy de moda: Las motos eléctricas.

Por: Oscar Gómez Almendro
Twitter: @oscarmotogp

Está claro que es la evolución del sector, unida a la ecología, está propiciando que este tipo de motos este empezando a ser cada vez más visible. Ya tenemos varias marcas que comercializan motos de calle a unos precios, que poco a poco, se están haciendo más accesibles.

Pero cuando vemos que Harley-Davidson sacará en poco tiempo su primera moto eléctrica, te das cuenta que todo puede pasar. Si una marca de la importancia de esta  (que tiene como uno de sus hitos identificativos el sonido de su motor) se lo plantea, es porque esto parece imparable.

Las motos han ido cambiando a lo largo de los años. Pasó con el número de cilindros en las motos, después con el número de tiempos en su motor y ahora en el horizonte se asoma la siguiente evolución de la moto: La Moto-E. Eso puede representar el fin del motor de combustión y la llegada de los motores eléctricos.

Pero miremos un poco de donde viene esta evolución de la especie, que hay ahora mismo de real y lo que nos podrá llegar en breve.

Las motos eléctricas llevan tiempo tratando de abrirse camino en un mundo dominado por el petrolero y sus derivados. Anclados a la bandera del ecologismo, muchos se han subido a esta carrera para copar más mercado de ventas. Pero esto se logra, sin duda, copando también la competición de élite, cosa que de momento se les resiste. Varios han sido los intentos de crear campeonatos y carreras que fuesen atractivas para los espectadores y los patrocinadores, pero parece que en este aspecto hasta ahora no ha logrado dar con la tecla del éxito.

Ya tuvimos carreras de motos eléctricas junto a las MotoGP: Las e-power de la FIM y el TTXGP, las cuales pasaron por los GP de Laguna Seca y por Indianápolis. No tuvo mucho éxito, esto fue allá por 2009 y 2010. Un año después, se unieron el Campeonato Mundial de Resistencia y el TTXGP cuando este último se separó del Tourist Trophy pero esto tampoco fue incentivo suficiente para el público.

La FIM lo volvería a intentar en 2013, esta vez creando la Copa Mundial FIM e-Road Racing, programadas a 8 carreras distribuidas por Europa, EEUU y Asia, pero solo aguanto 6 carreras y terminó sin un campeón. Estos son algunos de los intentos por tener un campeonato, estable y que tuviese un poco de tirón en el público, A pesar de todo esto, si ha habido una luz en toda esta oscuridad: La TT Zero

En 2010 con la separación del TTXGP y el Tourist Trophy llego la TT Zero a la Isla de Man. Son las únicas que a día de hoy aún se mantienen, más que nada por los nombres de los pilotos que compiten: John McGuinness, Guy Martin, Michael Rutter… y próximamente Antonio Maeso.

No son muchas las marcas que compiten en esta categoría: Victory fue la dominadora de los primeros años y ahora, serían los favoritos Mugen Shinden Honda, un proyecto en donde estarían vinculados McGuinness y Martin. Es una categoría en la que también compiten las universidades de ingeniería de todo el mundo siendo las más destacadas la Universidad de Nottingham con su prototipo UoN Electric-1 y la Brunel University de Londres, con su BX-09. Si quieren saber más del tema, os invito a que consigan este documental de Mark Neale: Charge.

Hasta aquí lo que tenemos, que la verdad no es mucho. Pero ¿Que es lo que se nos viene encima? ¿Que proyectos hay en marcha, que tengan realmente la oportunidad de convertirse en algo que funcione? Entra en escena Francesco Pileri.

Hijo del campeón del mundo de 125cc en 1975 Paolo Pileri, Francesco tiene previsto fabricar 50 motos eléctricas para competir con ellas en el CIV (Campeonato Italiano de Velocidad) en la categoría de Moto3. También tratará de competir en el Junior de Moto3 del FIM CEV (si la normativa de este se lo permite). Las motos se fabricarían en la antigua fabrica de Husqvarna en Cassinetta di Biandronno en Varese, Italia.

Otro proyecto que también tiene pinta de terminar funcionando, es el que se ha propuesto el Capo de Dorna Carmelo Ezpeleta: Tratando de copiar el concepto presentado por el empresario Alejandro Agag y la exitosa Formula E,  quiere un campeonato de Moto-E que esté ligado a MotoGP. La fecha de inicio del campeonato sería 2019, en el GP de Jerez. Ezpeleta quiere que sea “Un campeonato a 5 carreras, mono marca, con motos que aguantarían 10 vueltas sin problema y una velocidad punta de 250Km/h”.

¿Como se nutriría de pilotos la parrilla? Según comento el “… Dar las motos en gestión a los equipos independiente de MotoGP para que con la moto eléctrica tengan un argumento más de venta…”. Esto se traduce en 18 pilotos los cuales saldrían de los 7 equipos independientes de MotoGP, más los cuatro mejores de Moto2. Actualmente ya tiene a dos empresas interesadas en ser los fabricantes de los chasis. Ahora le toca encontrar un suministrador de energía, que se comprometa a llevar a cada carrera unos cargadores fotovoltaicos, capaces de garantizar que las cargas sean totalmente “verdes” ya que la utilización de compresores para cargar dichas baterías contaminaría el triple, cosa que no casa bien con la imagen de ecologismo que rodea este proyecto.

Si el mandamás de Dorna ha hecho públicas sus intenciones, es porque el trabajo está ya muy avanzado y sabe con seguridad que lo tiene atado. Tanto en el aspecto de patrocinios como por el posible interés de los equipos. Hay que ver que opinan de todo esto petroleras con mucho invertido en MotoGP como Repsol, y en menor medida British Petroleum con su subsidiaria Castrol. Lo que no sabe, realmente, es la aceptación del público. Ezpeleta comenta “…. Espero que la falta de ruido de las motos se vea compensada por el Speaker y el público…”.

Bueno esto es lo que planean para nuestro deporte los que lo organizan. Personalmente, no sé si será, esta vez, la que acierten con lo que conecte definitivamente a fabricantes, sponsor y aficionados. Respondiendo al título de esta nota, mi opinión es que creo que no. No se terminan. Las Moto-E puede que poco a poco consigan cuota de mercado, pero en competición, por lo menos de momento, serán complementarias.

Se que para los aficionados será algo complicado de digerir, ya que aún hay quien recuerda con añoranza las antiguas 2T. Os lo dice un aficionado que tiene en casa guardada una NSR 125cc entre algodones. Pero algo que no podemos negar es el camino de la evolución.

Como siempre os digo, a disfrutar de la moto y hasta la próxima semana. Ráfagas-E

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here