El piloto alemán cerró su primer título dentro del Mundial de Superbikes al quedar tercero en una última carrera de STK1000 en la que peleó por la victoria contra Roberto Tamburini y Federico Sandi, que finalmente ganó

Por: Rubén Carballo
Twitter: @Ruben_DXT

El Campeonato de Europa de Superstock 1000 ya es historia del Mundial de Superbikes. Tras 19 años de trayectoria, ha dicho adiós esta mañana en el circuito francés de Nevers Magny-Cours, en una decisión que busca potenciar de cara al futuro los campeonatos nacionales de STK en el continente europeo y favorecer la promoción y expansión de las otras tres categorías de WSBK: Superbikes, Supersport 600 y Supersport 600.

Así, su último campeón ha sido el esperado: Markus Reiterberger. El alemán convalidó con su tercera posición el título (el primero cuyo destino es el país teutón en toda su historia), en una carrera que no ha estado exenta de peleas y sustos para él durante las últimas vueltas.

Y es que todo parecía indicar que Federico Sandi, el ganador final de la manga, iba a llevársela con mucha menos oposición de la que al final ha habido. El italiano mantuvo la pole desde el principio y consiguió escaparse con una distancia de dos segundos, sobre un grupo conformado por Reiterberger, Alessandro Delbianco, Maximilian Scheib y Roberto Tamburini.

En primer término, Delbianco fue el más fuerte del grupo y llegó a colocarse segundo, hasta que Reiterberger le atacó, le pasó y, con su buen ritmo, empezó a alcanzar a Sandi. Detrás, Tamburini siguió recuperándose de su mala salida y logró pasar a Scheib, aunque estuvo a punto de provocar un accidente en una pasada de frenada. Después, a 6 vueltas del final, superó también a Delbianco y se colocó tercero.

Con el paso de las vueltas, la lucha por la victoria quedó entre Sandi, Reiterberger y Tamburini. El alemán buscó ser campeón ganando, hasta que, cuando estaba alcanzando al italiano, sufrió una colada que pudo haber arruinado sus opciones de título. Afortunadamente para él, se salió en una zona con escapatoria de asfalto y pudo mantener la tercera posición. Después, Sandi mantuvo el tipo con Tamburini y ganó en la última carrera de STK 1000.

Por detrás de los tres hombres del podio quedó Florian Marino, que se aprovechó de una gran pelea entre Delbianco y Scheib, en la que se adelantaron más de 5 veces y acabaron saliéndose a la vez, para ganarles la posición. Finalmente, el chileno acabó yéndose al suelo en la última curva al tocar el piano con la rueda trasera. Delbianco terminó sexto, por detrás de Vitali, que también le alcanzó.

El resto de la clasificación se cerró con Vionnet, Buehn, Salvadori, Ruiu, Schacht, Nigon, Cretaro, Scheib, Pagaud y Cudeville. No pudieron terminar ni Suchet ni Alberto. Este último sufrió una caída y tuvo que pasar por el centro médico.

La clasificación general de STK 1000 queda con Reiterberger campeón con 156 puntos, seguido por Tamburini (142), Scheib (123), Sandi (117), Marino (93) y Vitali (70). En la general de constructores, BMW queda como la mejor marca con 185 puntos, seguida por Ducati (-51), Aptilia (-53), Yamaha (-92) y Kawasaki (-128).

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here